Ranking de Archivo

Entrevista a Juan Ignacio “Pepe” Sánchez

“Ahora tiramos todos para el mismo lado”

Por Mariano García
mariano@octubre.org.ar

Pepe SanchezEn agosto de 2001, la Selección Argentina de básquetbol ganó por primera vez una Copa América, y clasificó al Mundial de Indianápolis 2002 (donde obtuvo el histórico segundo puesto). Uno de los jugadores más populares del equipo, Pepe Sánchez, se vio en la responsabilidad de hacerse cargo del puesto de base titular, luego de que Alejandro Montecchia se lesionara una semana antes del Premundial. De esta manera, el bahiense tuvo la oportunidad de demostrar que luego de un año en la NBA había madurado, y que la Argentina podía confiar en él para conducir a un equipo que luego llegaría bajo su mando a lo más alto del nivel internacional. Soles estuvo en Neuquén, sede del Premundial, y en esta charla "Pepe" nos habló de la actualidad del equipo y de cómo veía su futuro en el mejor básquetbol del mundo.

¿Cuando comenzaron la preparación para este torneo, pensaban que iban a alcanzar estos resultados?

Este grupo viene trabajando junto desde hace muchos años, nos conocemos mucho. Obviamente confiaba en las individualidades que teníamos, pero no pensaba que todo el mundo se iba a poner al servicio del equipo en la manera que lo hizo. Pero no me sorprende, porque conocía a los jugadores desde antes, y realmente la calidad humana del grupo es muy buena. Esto no es casualidad.

¿Cuál es la diferencia entre este equipo y las anteriores selecciones?

Primero, que tenemos individualidades descollantes, que se destacan en otras ligas. Creo que no ha habido un equipo con tantos jugadores desequilibrantes. Por otro lado, hay una onda en el equipo muy buena; quizás antes había problemas, se formaban grupos internos. En cambio ahora tiramos todos para el mismo lado. Sabemos que no venimos a la Selección a buscar fama o reconocimiento; simplemente venimos a jugar por nuestro país, a divertirnos y tratar de conseguir gloria deportiva, no otra cosa.

La calidad de las individualidades podría haber sido un problema. Al haber tantos jugadores que venían con mucho éxito personal durante el año, podrían haberse querido “adueñar” de la Selección. Por suerte eso no pasó.

Creo que la calidad humana estuvo por encima de la basquetbolística; eso es importantísimo. Esto no va a cambiar, porque tenemos bastante bien claro los roles, a pesar del poco tiempo para entrenar juntos. Cada uno ha resignado un poquito de lo suyo para el bien del equipo.

La unión y el compañerismo afuera de la cancha tuvo su correlato los partidos. No se dependió de un solo jugador para ganar, y hubo una distribución del juego y de los minutos en cancha más equitativa. Todos tuvieron su espacio y no hubo conflictos al respecto.

Sí, coincido con lo que decís. Eso es mérito del cuerpo técnico, que ha sabido distribuir bien los minutos, y darle protagonismo a todos. Aparte somos jugadores bastante inteligentes para reconocer quién está mejor en cada momento.

Vos, en tu función de base, tenés la responsabilidad de ser el ejecutor de ese concepto de juego colectivo y bien repartido.

Obviamente es nuestra tarea como bases, tratar de hacer jugar y explotar el potencial de los jugadores. Pero es mucho más fácil cuando tenés compañeros como estos, porque no tenés que hacer magia para que jueguen bien; y creo que cumplimos nuestro rol bastante bien.

Pepe SanchezSu futuro en la NBA

En cuanto a tu carrera personal. ¿Estás negociando con New Jersey Nets?

Mi agente está hablando con ellos. La idea es ir al campamento de veteranos de New Jersey o Philadelphia, pero hasta ahora no tengo nada concreto.

Tu idea es conseguir un contrato para todo el año.

Seguro, esa es la idea, y en eso estamos.

¿Te sentís cómodo dentro del ambiente de la NBA?

Sí, muy cómodo. Por eso espero poder renovar y seguir un año más, y después ver.

¿En qué pensás que tendrías que trabajar más, o mejorar, para lograr más regularidad en la NBA?

No creo que sea nada puntual. En la NBA prácticamente sos lo que sos, o te toman o te dejan. Es más estar en la situación correcta que otra cosa; no es que si mejoro en algo se me van a abrir otras puertas.

¿En qué aspecto de tu juego evolucionaste más luego de un año en Philadelphia?

En la intensidad, sobre todo. Obviamente uno va mejorando día a día, uno nunca termina de aprender. Pero lo que lleva a uno a dar pasos hacia adelante es la intensidad de juego. Cuando te enfrentás a los mejores del mundo sube la intensidad de tu juego, y si lo hacés con rivales de menor calidad baja, es así de simple.

Revista Soles - Nº 80
Septiembre de 2001

Notas relacionadas:

Ginóbili entra a la NBA por la puerta grande

Fabricio Oberto firmó con los San Antonio Spurs

La NBA desembarcó finalmente en Argentina

www.solesdigital.com.ar

 

 
Archivo (1994-2002)

Últimas notas ingresadas

Archivo: 2002 - 2001 - 2000.