Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 
Arte y propaganda al servicio de la dictadura norcoreana

Arte y propaganda en Corea del Norte

Campesinos felices, laboriosos obreros, soldados orgullosos y niños sonrientes protagonizan en Viena la más polémica exposición que se haya celebrado en la capital austríaca durante los últimos años. Se titula “Flores para Kim Il Sung” y reúne obras representativas del arte actual en la República Democrática Popular de Corea, entregado a la alabanza a una de las últimas dictaduras comunistas.

Este recorrido artístico por el “mundo feliz” de Kim Il Sung y su hijo, el actual presidente Kim Jong Il, ha merecido gruesos calificativos en la prensa local, que acusa al Museo de Artes Aplicadas de Viena (MAK) de ponerse al servicio del aparato de propaganda norcoreano. De hecho, el Ministerio de Finanzas se negó a aportar los 6 millones de euros necesarios para pagar el seguro de las obras expuestas.

Los títulos de las obras expuestas en el MAK hasta el 5 de septiembre no dejan lugar a la imaginación: “Somos los niños más felices del mundo”, “Seguiremos al Gran Líder con una fe firme”, “El presidente Kim Il Sung siempre está con nosotros”… Todos ellos retratan una sociedad supuestamente armónica, homogénea y trabajadora, que venera a los dos Kim, padre e hijo, que se han sucedido al frente del régimen norcoreano desde 1948.

La versión coreana del Realismo Socialista se inclina por los colores vivos, los grandes formatos y, por supuesto, la figuración. En la mayoría de los cuadros se combinan técnicas tradicionales del país, como la caligrafía, el dibujo a pluma y la xilografía, para cantar alabanzas del “fundador de la patria”, del que se muestran 16 retratos nunca vistos hasta hoy en el extranjero. Además, la exposición reúne fotos y maquetas de la monumental arquitectura civil de Pyongyang, como el estadio Primero de Mayo, o la torre Juche, la construcción de granito más alta del mundo.

"Por supuesto que todo es ideología", reconoce Peter Noever, presidente del MAK, que propone “confrontarnos con lo que no conocemos y encontrarnos con lo extraño". Noever cree que "los políticos se interesan poco por el Arte, aunque les guste inmiscuirse y definir lo que es". El máximo responsable del museo espera que “Flores para Kim Il Sung” sirva para "dar un empujón que mueva el inmovilismo" y advierte de las "consecuencias contraproducentes" de la retórica amigo-enemigo en plan "eje del mal". En su opinión, "la lente ideológica occidental nubla, si no distorsiona completamente, la visión de otras realidades".

Es por eso que el MAK invita a sus visitantes a acercarse a la exposición sin prejuicios y disfrutar de esta ocasión única para conocer el Arte de un país tan desconocido. De hecho, costó casi siete años convencer al hermético gobierno norcoreano de la conveniencia de promocionar a sus artistas en Europa.

4/6/2010

Fuente: Arteselección

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett