Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 
Piden dinero para recuperar los cuadros robados de Berni

Antonio Berni
"La muerte acecha en la esquina" (1932), uno de los cuadros robados

“Los cuadros están, pero hay que pagar para que aparezcan”. Así lo explica José Antonio Berni, heredero del famoso maestro argentino, al que unos desconocidos robaron 15 obras maestras de su padre cuando eran trasladadas en un camión, a las afueras de Buenos Aires. La petición de rescate proviene del abogado de un hombre a quien se ofreció la adquisición de las piezas robadas y ha sido transmitida a la familia del artista por la Interpol.

“Este tipo de peticiones ocurren habitualmente. De hecho, las recompensas figuran en el Código Civil”, explica Marcelo El Haibe, jefe de Patrimonio Cultural de la Policía Federal y enlace de este país con Interpol. El comisario El Haibe reconocía así la certeza de la solicitud del rescate, y que se comunicó con el hijo de Berni para informarle del asunto. El Haibe mostró su contrariedad porque se haya divulgado lo ocurrido ya que “perjudica a la investigación”, pero José Antonio Berni parece aún más molesto por el hecho de que la Policía actúe como correa de transmisión de quien pretende beneficiarse del robo.

“El sistema es así: uno firma un acuerdo por el cual el informador dice lo que sabe a cambio de dinero”, dice José Antonio Berni, que reside habitualmente en Madrid. Para él, se trata de “un pedido de rescate encubierto” porque, “si no se paga, como me dijeron, se pierden por un tiempo largo y no aparecen más”.

Los investigadores del caso sospechan que el robo de las 15 pinturas de Antonio Berni fue perpetrado por una banda de las que habitualmente asaltan transportes de mercancías en las inmediaciones de Buenos Aires, pero sin ninguna conexión con el mercado clandestino de obras de Arte. “Tenemos varias pistas”, llegó a decir a la agencia EFE un portavoz policial días después del robo. Desde entonces han transcurrido 17 meses.

“Creemos que se trata de piratas del asfalto", dijo el portavoz de Interpol en Argentina para referirse a las bandas que asaltan camiones sin predilección por un contenido concreto. También informó que no creen que los cuadros hayan salido del país, y que la banda no tiene conexiones internacionales. “Los ladrones sabían que lo que robaban vale mucho dinero, pero no están especializados en Arte. De hecho, hicieron un mal negocio porque les será muy difícil colocar las pinturas”, advirtió la misma fuente.

Los lienzos de Berni fueron robados por unos desconocidos que se disfrazaron de policías para asaltar el camión que los transportaba desde un almacén hasta la casa del hijo del pintor. “Quería mostrarlas a Guillermo Alonso, director del Museo Nacional de Bellas Artes, que estaba planificando una sala”, explica José Antonio, en referencia a unas pinturas que “no tienen valor comercial en Argentina”, según los expertos, dada la imposibilidad de venderlas, aunque algunas fuentes cuantifican la pérdida en unos dos millones y medio de euros.

Los asaltantes perpetraron el robo a primera hora de la mañana a unos 300 metros del almacén donde habían estado guardados los cuadros. El camión fue interceptado por un automóvil del que bajaron dos hombres armados y disfrazados de policías. Luego, apareció otro camión, donde los delincuentes cargaron 15 de los 17 cuadros que contenía el primer vehículo. Un portavoz de la empresa Dalmiro Méndez e Hijos, encargada del transporte aseguró que “por lo menos uno de los asaltantes estaba armado porque a uno de nuestros empleados le pusieron una pistola en el estómago”. El equipo de transportistas estaba integrado por tres personas a las que los asaltantes despojaron de sus teléfonos celulares y los llevaron a un tercer vehículo. Los soltaron aproximadamente media hora después en Villa Adelina, una localidad situada a 20 kms de la capital. Como compensación por el miedo que pasaron, le entregaron a cada uno 500 pesos.

Los cuadros estaban asegurados y el camión disponía de seguimiento vía satélite, aunque no viajaba escoltado por agentes armados. Algunas de las piezas son muy conocidas por haber participado en exposiciones de gran nivel como la retrospectiva que se celebró en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires en 1997. Más de medio millón de personas las contemplaron entonces.

Según el hijo de Berni, la Interpol le llamó en noviembre de 2009 para transmitirle la petición de dinero de un supuesto informador que estaría dispuesto a ofrecer datos sobre las pinturas robadas, que constituyen en su conjunto una especie de síntesis de la obra completa de su padre. En su opinión, “es alucinante” que “el primer llamado de la policía después de un año” del robo sea “para pedir dinero”. Según Berni, Interpol le había dicho incluso que “el informador” entregó fotos de las obras, aunque el comisario El Haibe niega tal extremo.

José Antonio Berni ha dicho en repetidas ocasiones que no pagará rescate por las obras robadas y duda que la compañía de seguros esté dispuesta a hacerlo. “Las aseguradoras españolas no están acostumbradas a pagar rescates”, declaró desde Madrid, donde espera el desenlace de esta desgraciada historia.

Los cuadros robados son "La metamorfosis del pájaro azul" (1930), "La muerte acecha en la esquina" (1932), "Barrancas" (1934), "La leñerita", "La casa roja con techo azul" (1954), "La olla azul" (1959), "El carnaval de Juanito" (1960), "La zapatera" (1961), "Juanito y los cosmonautas" (1962), "Ramona de fiesta" (1966), "Los rehenes" (1969), "La mayoría silenciosa" (1972), "Promesa de Castidad", "Aeropuerto (1976) y "Cristo en el garage" (1981).

18/12/2009.

Fuente: Arteselección

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett