Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 

Escultura Argentina: Pablo Curatella Manes

De la fragmentación del volumen a la conquista del espacio

Por María Haucke y Rode Classen

Curatella Manes, “El acordeonista”En las primeras obras de Pablo Curatella Manes, realizadas independientemente, ya se vislumbraba una nueva concepción de  escultura. "Las tres bañistas", realizada hacia 1920, es un conjunto de pesados y macizos volúmenes. Con estas características también modeló esculturas similares; más adelante, sintetizó las formas y fragmentó volúmenes.

De 1920 a 1925 realizó la serie de “Los músicos”, que fueron expuestos en el Salón de los Independientes de París en 1925. En esas obras hay una síntesis de las formas, con una aproximación a las figuras geométricas. No tiene relevancia el tema sino la experimentación plástica. Por ejemplo, en “El Acordeonista” predominan los planos y las líneas curvas y rectas. En el caso de “Los acróbatas”, hay un similar tratamiento de las formas, pero, a diferencia de “Los músicos”, las dos figuras representadas están en movimiento y se compensan una con la otra logrando un equilibrio.

En 1924 realizó “Ninfa acostada”, un tema clásico, pero con un diferente tratamiento en el que se  entrevé la  influencia del cubismo, por la presencia de figuras geométricas que nos alejan de la realidad de una figura humana naturalista.

Curatella Manes, "Rugby"De 1925 a 1926 su interés se focalizó en la captación de la dinámica, como ya lo habían estudiado los futuristas, y abandona las obras ligadas al cubismo. Con “Rugby” y “Danza” cambia el material, por lo tanto la textura, y logra la conquista del espacio. Elimina la figura e intenta captar las direcciones y el dinamismo, por lo tanto las líneas se vuelven corpóreas, representando el movimiento de los jugadores en la cancha o el de una pareja bailando.

En 1930 volvió a la figuración y realizó una serie de esculturas de volúmenes geométricos no puros, sino macizos, y la superficie con textura y no de factura lisa. Un ejemplo de esa breve serie es la obra “Las tres gracias”  que representa a estas mujeres su posición habitual de la mitología clásica.

Después de este pequeño retorno a la figura continuó con su  experimentación: de 1940 a 1945, llegó a la culminación de su investigación espacial y la síntesis de la forma. Influyó en parte el contexto, ya que trabajaba en Francia, que en ese momento estaba ocupada por los nazis,  y la complicada situación de la época le impedía conseguir materiales para sus obras.

Allí  experimentó con plastilina, alambres, cartón y otros materiales cotidianos o comunes. Realizó diferentes modelos y llegó a “Estructura madre”, realizada con caño pintado, culminado de esta forma su investigación espacial  como la experimentación con nuevos materiales.

21/10/2008

Notas relacionadas:

Escultura argentina de los años '20

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett