Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 

Luis Felipe Noe: Dispersiones entrecruzadas

Muchos dolores y alguna esperanza

Por Catalina Pantuso

Luis Felipe Noe

"Dispersiones entrecruzadas” fue el título de la nueva muestra de Luis Felipe Noe que pudo visitarse hasta el 16 de noviembre, en la Galería Rubbers. En ella se ratificó que Yuyo es mucho más que un excelente artista plástico. No solamente porque se desempeñó como periodista, crítico de arte y hasta historiador, sino porque desde siempre tuvo dos preocupaciones centrales: el quehacer artístico y el destino del contexto cultural de la Argentina.

Para Noe el arte es el campo donde el artista se juega creativamente, y esto no es un simple recurso testimonial sino una actitud vital. Hace más de 30 años eligió la libertad expresiva; se atrevió a no transitar por los caminos preestablecidos de las modas más o menos consolidadas, cuando junto a Rómulo Macció, Ernesto Deira y Jorge de la Vega, formó el movimiento conocido como Nueva Figuración Argentina.

Tanto en las diferentes manifestaciones de las artes plásticas (murales, dibujos, pinturas, diseño de títeres) como en su pensamiento se empeña en mostrar la íntima conexión del artista con su medio, con su tiempo, con su espacio. En un reportaje publicado en Clarín.com afirma: “Podría repetir la fórmula de Ortega y Gasset de ‘yo soy yo y mis circunstancias’. Pero pienso que esta relación puede encararse de distintas maneras: determinado por ella, desafiando a cambiarla, o a pesar de ella. Opto por esta última, mientras espero que las circunstancias cambien. Pero creo que además de la fórmula orteguiana hay otra que le es complementaria: ‘Yo soy en situación’. A uno lo sitúan desde el nacimiento. Y así uno dice, por ejemplo: ‘Soy argentino’. Y ésta es la situación mía y de la mayoría de nosotros, los que vivimos en este país: para salir de esta situación hay que dejar de estar centrado en lo individual. ‘Yo y nuestra circunstancia’. Esta es la nueva situación.”

En “Dispersiones entrecruzadas” Noe mantuvo y profundizó su propuesta de reflejar la problemática actual el desconcierto, la fragmentación social, la violencia, la técnica y también la esperanza. Con su conocida agudeza utilizó la forma, el color y la palabra para poner el énfasis en lo paradojal. Mientras en una obra nos advierte que “No somos ni noticia,” en “Chateo” nos muestra una infinidad de posibles interlocutores —algunos bien perfilados otros apenas insinuados— para hacernos ver que no “Estamos bien informados”. Denuncia que estamos “Sin lugar en este mundo” y que “Las reglas de la vida” son sinuosas e incomprensibles, pero “Algo esperamos”. Es que las paradojas no son antagonismos, son senderos intrincados que advierten que se puede llegar a la derecha por la izquierda o al encuentro por el desencuentro.

Si desde hace años Noé asume que su tema es el caos, hoy cuando la falta de certezas es el signo distintivo de la época, sus imágenes potentes hasta la irreverencia, convocaron al espectador a detenerse en las distintas obras o en algunas de sus partes (“Dispersiones” es cuadro que se exhibe fragmentado en diez trozos) para poder tolerar el dolor del “Golpe contundente” e imaginar una nueva integridad.

Notas relacionadas:

Informe especial: Luis Felipe Noé

26/11/2004

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett