Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 

Félix González-Torres

Un desafió para el espectador

Félix González-Torres

Por Maria Haucke
maruhaucke71@hotmail.com

Fotos: Mariano García
@solesdigital

La muestra Algún lugar/ Ningún lugar de Félix González-Torres, artista de origen cubano exiliado en los Estados Unidos hacia los años 70, se exhibe en el MALBA desde el 5 de septiembre hasta el 3 de noviembre. Se trata de una producción del museo con la colaboración de la Fundación Félix González Torres, los cuales se ocuparon de brindar el la información necesaria para que cada obra sea exactamente fiel a la idea original del artista, con la curaduría a cargo de Sonia Becce.

Artista gay, Gonzáles-Torres manifiesta en su obra el interés por diversos conflictos sociopolíticos; en algunos casos referentes a la sexualidad, siendo así precursor del arte de transgénero de los 70 y los 80. También alude a las esferas de lo publico versus lo privado, o a la noción de publicidad y la autenticidad; jugando en limite con el deseo y el consumismo, que van a ser el eje de su obra, pero siempre desafiando al espectador con un rol activo.

Se exhiben instalaciones compuestas por montones de caramelos y chupetines de varios colores y formas, distribuidos en montañas, en una esquina de un ambiente, o desparramados en grandes formatos, o como si fuera una gran alfombra. En este caso para el artista es esencial el papel del espectador, ya que el mismo va a participar de la obra y es invitado a tomar piezas de caramelos o laminas de las pilas de papeles, creando la posibilidad de que la obra desaparezca paulatinamente o vertiginosamente de la exhibición, con la idea de falta de permanencia. Felix planteó la aspiración de desintegración de tales obras, en donde resigna la persistencia, en favor de una forma versátil e inestable, frágil, que se esfuma. Este concepto tiene que ver profundamente con sus vivencias personales; el artista dijo al respecto: “Quise hacer una obra de arte que pudiera desaparecer, que nunca existiera, y eso fue una metáfora de cuando Ross (pareja de Felix) estaba muriendo. Así era una metáfora que yo abandonaría este trabajo antes de que el trabajo me abandone”.

Sin embargo, la desaparición o lo efímero de la obra no era el objetivo final de Felix, porque el vacío se convierte en el deseo de una continuidad, a causa de los caramelos que siempre fueron repuestos de modo sin fin, siendo así claramente que estas obras no tratan de la muerte, si no de la continuidad de la vida, como un ciclo vital.

Pero también pensemos en la provocación y sensualidad de estas obras, el acto del espectador de tomar algo dulce, llevárselo a la boca y luego chuparlo para que finalmente lo asimile. El visitante incorpora en su cuerpo parte de la obra, por la cual es seducido e invitado a consumirla, tiene que ver con el deseo del publico a llevarse algo del artista, que va desde lo personal y profundo del artista hasta la esfera publica tentada por el deseo del consumo.

Es por ello que estas obras no se cierran en una interpretación. La obra “sin titulo” o (para un hombre en uniforme) 1991, es una montana de chupetines envueltos con papales de colores blancos, rojos y azules, aludiendo a la bandera de los Estados Unidos, quizás haciendo referencia a un soldado estadounidense cuya vida se va desintegrando; o también obra que es consumida por el publico, y luego se repone. Es un ciclo como el de la sociedad capitalista: consumo y luego existo.

Otra obra realizada con dulces, en este caso caramelos envueltos con papel plateado metalizado, se presenta en una gran formato de alfombra. Se puede entrever que el artista utiliza estrategias minimalistas, por las estructuras básicas y simples por la utilización del suelo y el aprecio al vacío. Esta obra tampoco posee titulo o (placebo) de 1991, haciendo alusión a la terapéutica medica. Es esta misma sala se encuentra su autorretrato, un escrito que contornea toda la sala, son fechas y al lado una o dos palabras, hechos significativos de su vida personal y también acontecimientos mundiales, que para él fueron influyentes en su vida.

Las pilas de papeles son varias en la obra de González-Torres. En esta exhibición se incluyeron tres: una de ellas es un gran plano rojo con un contorno en negro, con el subtitulo de NRA (Nacional Rifle Association) una gran organización de lo Estados Unidos, que promueve el derecho a portar armas por motivos deportivos o de defensa personal. Otra de las laminas tiene una imagen del mar en un primer plano, pero es un mar oscuro y no azul profundo. Finalmente, la tercer obra que hay en este formato son dos pilas de papel blanco dispuestas una a lado de la otra. En cada una de ellas, se puede leer una frase en ingles, Somewhere better than this place y Norwhere better than this place; estas ultimas son de un contenido más poético, como también un gran ploteado que ocupa toda la pared, con un cielo nublado y gris y un ave oscura atravesándolo.

Félix González-Torres

Otro formato que utiliza es la performance. En la sala encontramos una tarima vacía, que por momentos es ocupada por un bailarín de físico escultural y lleva como vestimenta solo un slip plateado y zapatillas deportivas, que baila ensimismado en su mundo escuchando música en un ipod. La muestra no abarca solo el ámbito del museo, sino también podemos ver, a modo de afiche publicitario, obras de Felix ubicadas en diferentes puntos de la capital.

Es así como de diferentes maneras se presentan las obras de un artista comprometido socialmente con conflictos sociopolíticos y de las minorías. Que por su elección de una sexualidad difícilmente aceptada en el contexto de una sociedad pacata y conservadora, y su condición de exiliado cubano en Estados Unidos, se encuentra en una minoría dentro de otra minoría. Por ello se preocupa por lo marginal, que en algunos casos va mas allá de su vida personal, siendo así uno de los artistas mas influyentes de su generación.

8/9/2008

Notas relacionadas:

Galería de fotos de Félix González-Torres

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett