Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 
El mexicano Gabriel Orozco se consolida en Europa

Gabriel Orozco, "La DS"
Gabriel Orozco, "La DS" (1993)

El Museo de Arte de Basilea presenta en estos días la gran retrospectiva de Gabriel Orozco diseñada por el MoMA de Nueva York 16 años después de aquella otra exposición que supuso la consagración internacional del artista mexicano. A sus 47 años, Orozco se consolida como uno de los creadores más destacados de toda América por la consistencia de su carrera y por su capacidad para influir en la generación de jóvenes autores del siglo XXI.

La exposición del museo suizo reúne 80 obras entre dibujos, esculturas, instalaciones y pinturas de distintos estilos y técnicas. Permanecerá abierta al público hasta el 8 de agosto, para viajar después a París y Londres, donde se exhibirá en el Centro Pompidou y la Tate Gallery, respectivamente.

Esta retrospectiva de Gabriel Orozco incluye obras que ilustran a la perfección la "transformación del concepto de escultura que convierte al autor mexicano en una figura central de su generación", como ha destacado An Temkin, encargada por el MoMA de la selección inicial. Para ella es sustancial que Orozco “nunca se está quieto” y que sea capaz de crear objetos que no existirían sin él. Su colega suizo Bernhard Mendes Bürgi subraya que el artista tiene un “don natural” para “captar el potencial de expresión artística que hay en los objetos más efímeros”.

En la exposición del Kunstmuseum de Basilea se pueden ver piezas tan emblemáticas como ‘La DS’, realizada en 1993 con un automóvil encogido longitudinalmente; y una instalación a base de bicicletas que realizó durante una estancia en Roterdam, ciudad holandesa donde ese vehículo es de uso mayoritario entre la población.

Gabriel Orozco reconoce estar muy complacido con la creciente presencia del Arte iberoamericano en los grandes museos contemporáneos. "Hemos roto muchos clichés sobre lo que era o debería ser el Arte mexicano”, asegura, y “eso ha ayudado a que el diálogo con otras culturas se enriquezca, porque se trata de evitar prejuicios y de mostrar que no hay una manera de hacer las cosas, sino que uno puede inventarlas".

Orozco visitó por primera vez el MoMA en 1980 para ver una exposición de Pablo Picasso y expuso por primera vez allí en 1993. Aquella muestra coincidió con un momento en el que “quería experimentar con mis ideas”, dice el artista, por lo que llamó mucho la atención. Volver a hacerlo casi 20 años después, “que sea un éxito y que la gente lo disfrute, ha sido un placer. Ojalá sirva para que haya más exposición de arte latinoamericano", añade esperanzado.

Cuando se le pide que haga un análisis de su trabajo durante estas dos décadas, dice que la evolución ha sido "cíclica" y que “hay temas a los que recurro constantemente”. Ahora disfruta viendo piezas de 2009 junto a las de principios de los años 90 porque “dialogan muy bien”. Por eso le gusta hacer retrospectivas, ya que “es una manera de experimentar con mi trabajo y, como es muy variado, verlo junto es interesante, y me dan ganas de seguir trabajando".

Fuente: Arteselección

23/4/2010

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett