Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 

Fotografía en el Centro Cultural del Sur

Miradas opuestas, mundos diferentes

Por Mariano García
@solesdigital

Dos formas opuestas de mirar la realidad social se pueden apreciar hasta el miércoles 6 de agosto en el espacio fotográfico del Centro Cultural del Sur (Av. Caseros 1750).

“Los niños primero” fue una muestra colectiva del Foto Club Argentino, en la cual se retrató crudamente a chicos pobres, con la intención de denunciar la precaria situación en la que se encuentran. Excelentes desde el punto de vista técnico (encuadre, contraste, luz, texturas), las fotos que integraron esta muestra no puedieron sin embargo romper la barrera social que separa a los fotógrafos y las personas retratadas. Es una mirada extraña sobre un mundo ajeno. Como bien dice el catálogo reiteradamente, “muestra chicos”, pero de una forma fría, inexpresiva.

Todo lo contrario ocurrió con “ph/15”, muestra que expuso la producción de chicos que viven en Ciudad Oculta (la denominada Villa Nº 15, del barrio de Mataderos, uno de los barrios de emergencia más violentos y marginales de Buenos Aires). Este proyecto surgió gracias a la voluntad del fotógrafo Martín Rosenthal, que además de esta actividad solidaria da clases de fotografía en Caballito, cerca del Parque Centenario. Todos los sábados al mediodía, Rosenthal se reúne con sus alumnos en el taller ubicado dentro de la Villa Nº 15, para coordinar esta actividad que les da la posibilidad de ofrecer su propia visión del difícil entorno en el que viven. El proyecto, que inicialmente se llamó Taller Oculto, empezó en agosto de 2000, y siempre se realizó en la villa: primero en la Guardería Buena Voluntad, y desde marzo de 2002 en el Centro Juvenil Conviven que dirige Valmir Vieira.

También en blanco y negro, pero sacadas con cámaras de baja calidad (algunas casi descartables, como contó el propio Rosenthal), las fotos de los chicos no caen en la trampa de estetizar la pobreza. Tampoco buscan la imagen más sórdida posible, ni la humillación de quien posa frente a ellos. Sencillamente porque los retratados son sus amigos de escuela, sus vecinos, sus casas, sus mascotas, la plaza donde juegan, los árboles que trepan. Su mundo, a través de su propio prisma, y con un enfoque artístico notable. Si bien el taller de Rosenthal tiene alumnos de hasta 25 años, la actual muestra incluye los trabajos de chicos que están en la escuela primaria. De ahí la frescura y espontaneidad de los trabajos.

Anfitriones y protagonistas

El sábado 19 de julio, día de la inauguración, todos los alumnos que expusieron y sus familias asistieron al centro cultural de barrio Parque Patricios para apreciar cómo sus obras compartían el espacio dentro del “circuito oficial” de las artes en la ciudad. En su mayoría chicas, mientras servían gaseosas y torta a los concurrentes –otros alumnos de Rosenthal, asistentes habituales del lugar, amigos– contaban quiénes eran los fotografiados, donde habían hecho la toma, cómo se les había ocurrido o cuáles eran sus temas preferidos para fotografiar. Y, como lo hace todo artista en una inauguración, algunas se hacían retratar junto a sus obras y su respectivo nombre debajo.

Algunas, como Romina Lazarte (de 13 años) y Brenda Albornoz (de 14), se hicieron un tiempo para echarle un vistazo a la muestra del Fotoclub, en la sala de al lado. Con ojo crítico, reconocieron la buena calidad de las fotos, pero se retiraron con una mueca de desaprobación ante lo que veían. La pobreza no es ninguna novedad para ellas, y la agresividad de algunas tomas las afectaban más de lo necesario. Mejor volver a donde eran las protagonistas.

1/8/2003

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett