Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 
Alemania no devolverá a Guatemala tesoros mayas

 

Arte maya

La Justicia alemana ha desestimado la demanda presentada por el Gobierno de Guatemala para recuperar los tesoros mayas que forman parte de la Colección Patterson porque “no se dan las condiciones para ello". Se trata de un centenar de máscaras, esculturas y otros objetos arqueológicos que fueron confiscados por la policía de Múnich a petición de la Interpol. El Tribunal Federal Administrativo de la capital bávara no ha encontrado pruebas de que esas obras fueran robadas, al igual que ocurrió con otra demanda de Costa Rica.

La colección de Leonard Patterson de Arte precolombino es el fruto de 25 años de búsqueda y selección por parte de un antiguo diplomático costarricense con oscuras conexiones en toda Iberoamérica. En 1997 viajó a Europa para exponerse en Santiago de Compostela, momento en que varios países americanos demandaron la devolución de buena parte de las piezas por considerar que proceden del expolio de yacimientos arqueológicos.

La colección se valoró entonces en unos 70 millones de euros, aunque fuentes dignas de crédito aseguran que Patterson trató de venderla al gobierno regional de Galicia por 18 millones. Son 1.800 piezas procedentes de yacimientos arqueológicos de siete países, aunque la autenticidad de muchas de ellas es más que dudosa, como pusieron de manifiesto los técnicos enviados a Múnich por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH). Según ese dictamen, al menos la cuarta parte de las obras son "reproducciones de reciente manufactura".

Pero los expertos mexicanos certificaron la autenticidad de casi 700 objetos que provienen de su territorio. Entre ellos se cuentan "figuras antropomorfas y zoomorfas en barro, basalto y piedra caliza; ollas, urnas y vasos de barro, algunos con policromía". También hay "puntas de flecha; cuchillos y navajas de obsidiana y pedernal, braseros e incensarios, ornamentos de obsidiana, una máscara tallada en roca metamórfica, sellos, sahumadores, cajetes, collares y sartas de piedras".

Leonard Augustus Patterson es un misterioso hombre de negocios de 66 años que viaja con pasaportes de diferentes países y que habría prestado servicios nunca concretados a diversas potencias. Su polémica colección ha sido objeto de anteriores controversias, como cuando la unidad de Arte y Antigüedades de Scotland Yard lo relacionó con un tocado de oro y piedras preciosas de más de mil años que se encontró en casa de su abogado en Londres, o cuando tuvo que cumplir condena en los Estados Unidos por varios fraudes y falsificaciones.

Leonard Patterson

En octubre de 2008, el gobierno de España entregó al del Perú 45 piezas de la Colección Patterson que fueron reclamadas tras la exposición de Santiago de Compostela. Se trataba de piezas de cerámica y metal, máscaras, sonajeros, narigueras, bastones y un vestido todo hecho de láminas de oro que procedían de la tumba del Señor de Sipán, un yacimiento saqueado en 1986. Los 45 objetos de las culturas sipán, mochica, chancay, virú, cupisnique, chavín, sicán e inca viajaron a Lima en el avión del Rey Juan Carlos, que visita el país andino junto con la Reina Sofía.

Los ministros de Asuntos Exteriores de ambas naciones fueron los encargados de escenificar la entrega de las piezas arqueológicas en el transcurso de una ceremonia en la que el canciller peruano expresó su "profundo agradecimiento" a España por este gesto y destacó que la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales es un elemento fundamental de la alianza estratégica acordada con motivo de la visita de Estado del Rey. El titular español de Exteriores manifestó a su vez la "gran satisfacción" que suponía para España devolver ese tesoro precolombino y anunció que "en muy breve plazo" se trasladarían también a Lima otras 208 piezas que estaban restaurándose en Madrid.

También las autoridades de Guatemala y México formularon reclamaciones similares ante los tribunales de España, aunque no tuvieron éxito. Patterson se dio más prisa que los funcionarios interesados en el asunto y en marzo de 2008 cargó en un camión toda la colección que había expuesto anteriormente en Santiago de Compostela para desplazarlas hasta Alemania. Ni el Gobierno de España, ni la policía, ni el Ministerio Fiscal habían creído necesario precintarla.

Fue entonces cuando México, Guatemala y Costa Rica anunciaron sus respectivas reclamaciones a las autoridades alemanas. Hasta que se aclarara todo el asunto, la policía de Múnich decidió guardar la colección en un lugar secreto hasta tener “certeza de que se sacaron ilegítimamente” de sus países de origen.

La Procuraduría General de la República y la Secretaria de Relaciones Exteriores de México reclaman unas 600 obras de Arte olmecas, mayas, teotihuacanas y aztecas, mientras que Guatemala se interesa por otras 125 piezas de origen maya. El gobierno de Costa Rica exige a su vez la devolución de 457 piezas que consideran suyas.

El problema es que la Justicia alemana ha devuelto ya a Patterson toda su colección por haber transcurrido el tiempo máximo legal para retenerlas, así que su propietario ha podido llevarlas a donde más le plazca. Según los tribunales alemanes, 12 de las querellas estudiadas hasta el momento carecían de pruebas suficientes para demostrar el origen ilícito de la colección, por lo que los gobiernos americanos que las presentaron tuvieron que abonar todos los gastos judiciales.

Fuente: Arteselección / Foto: AP

23/4/2010

Notas relacionadas:

Arte y falsificación en América Latina

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett