Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

4 mujeres descalzas

Mujeres unidas en la soledad

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Eva Bianco, María Pessacq, María Onetto y Mara Santucho

Dirección y Guión: Santiago Loza. Intérpretes: Eva Bianco, María Pessacq, María Onetto y Mara Santucho. Música: Fernando Tur. Producción ejecutiva: Martín Loza. Coproductores: Aeternam films. Productora: Arcano producciones - Aeternam films. Duración: 90 minutos. País: Argentina. Año: 2005.

Si cada mujer es un universo de diferentes entrelazamientos sentimentales, “4 mujeres descalzas” muestra una de las posibles formas de representar esos universos. El director Santiago Loza se encarga de entretejer cuatro historias, retratando pequeñas tragedias cotidianas, para construir su visión de la feminidad. Ellas son la esencia de un film, en el que lo masculino solo aparece referido a través de un grotesco cuerpo sin rostro y una patética conversación telefónica.

Cuatro mujeres sacan provecho de la soledad compartida para contar sus intimidades. Ellas se complementan mutuamente, en un film sustancioso, donde se consigue dar un aire exótico al retrato de la feminidad recreando cierta mística pagana relacionada a los eclipses lunares. Progresivamente la trama indaga en las historias de las protagonistas, descubriendo serenamente sus miedos, sus sueños y sus deseos, pero también sus miserias, sus mezquindades y sus culpas, o en pocas palabras su humanidad.

El film cuenta con un magnifico trabajo interpretativo de sus actrices principales. Eva Bianco, hace de su Bárbara una mujer apasionada pero ingenua que no ve la desilusión que le depara su actual pareja. Mara Santucho actúa una muy devota y creyente Marta, que casi roza el delirio místico, lo que la hace más convincente. Por su parte, Maria Pessacq se muestra muy sólida en su papel de la angustiada Verónica y María Onetto se destaca con su Sandra mortificada por un embarazo que no quiere enfrentar.

El uso de la cámara fija imprime un ritmo lento a “4 mujeres descalzas”. La pausada acción del film asienta el sosiego de los dramas particulares, pero resulta algo deprimente. Las imágenes de una autopista transitada son la única vista exterior que ofrece Loza, pero esto no alcanza para dar un descanso a su melancólica concepción del mundo femenino.

Una película minimalista, donde la privacidad de una conversación es acercada al espectador, para que valore con criterio propio charlas cotidianas en las que se vislumbra la personalidad femenina. Así, el film ofrece la oportunidad para conocer y reconocerse en las mujeres.

6/9/06

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy