Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

La Antena

Un complicado entramado

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

La Antena

Dirección y Guión: Esteban Sapir. Intérpretes: Valeria Bertuccelli, Alejandro Urdapilleta, Julieta Cardinali, Rafael Ferro y Florencia Raggi. Música: Leo Sujatovich. Director de fotografía: Christian Cottet (ADF). Director de arte: Daniel Gimelberg. Editor: Pablo Barbieri. Diseño gráfico y Post-producción: Tomás García y Fernando Sarmiento (SAGAS). Productores Ejecutivos: Gonzalo Agulla y José Arnal. Director de Producción: Alejandro Cinelli. Jefe de Producción: Claudia Ferrero. Duración: 90 minutos. País: Argentina. Año: 2007.

“La Antena” presenta un dinamismo narrativo que complica el disfrute de la sencilla fábula propuesta. Se pueden adivinar claros referentes a clásicos del cine como Metrópolis (Fritz Lang, 1927) o Viaje a la Luna (Georges Méliès, 1902), que evidentemente sirvieron de cierta inspiración estética. El film de Sapir recrea prácticamente de forma completa un film mudo de ciencia ficción, pero utilizando tecnología actual.

Referencias a la segunda Guerra Mundial se cruzan con otras a la industrialización y a la centralización de la información provista por los medios masivos, en un entramado ideológico de difícil entendimiento. La variedad simbólica permite una pluralidad de interpretaciones, pero no queda claro cual es el tema sobre el cual esta producción versa y cual es el punto de vista si es que hay alguno.

Esta realización es sumamente fotográfica, incluso las actuaciones son estáticas, con los actores moviéndose como figuras recortadas de cartón. La poca naturalidad del movimiento de los intérpretes recuerda más a un show de marionetas que a una narración cinematográfica.

Se cuenta la historia de una extraña ciudad, que ha quedado muda y vive en un perpetuo invierno. El malo del cuento, el Hombre TV (Alejandro Urdapilleta), monopoliza las comunicaciones del lugar y quiere someter para siempre a sus habitantes. Entonces, crea para su propósito una máquina que funciona con el canto de la única mujer con voz que queda en la ciudad. Pero El Inventor (Rafael Ferro), enterado del plan del malvado, decide contrarrestarlo utilizando una antena para transmitir la voz del hijo de la mujer, heredero del don de su madre.

Sapir parece querer separar lo auditivo de lo visual, para poner al relato en función de la imagen. Pero resultan más elocuentes las palabras sobreimpresas, que logran transmitir las sensaciones y los sentimientos de los personajes mudos, con una expresividad que ni las imágenes, ni las actuaciones, ni los pocos diálogos hablados poseen. Esto puede atribuirse a que un buen trabajo de edición, esta puesto al servicio de un guión insípido y naïf.

En el film se destaca la música de Leo Sujatovich, utilizada principalmente a manera de falsa diégesis, es decir, como música que no pertenece a los hechos que se relatan pero que sin embargo parece estar siendo producida por los propios sucesos que se muestran. En otros rubros técnicos, es destacable la labor profesional de Christian Cottet, Daniel Gimelberg y Pablo Barbieri, así como el diseño y la post-producción de Tomás García y Fernando Sarmiento.

“La Antena” es una película que trata de inspirar a la imaginación pero sobrevuela ridículamente un registro narrativo que va del comic al cuento infantil, pasando de las películas de Edward D. Wood Jr. al teatro de títeres. Es una buena idea pero el guión y las actuaciones le restan mucho.

18/4/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy