Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

El Culto Siniestro

Siniestra realización

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Nicolas Cage


Título original: The Wicker Man. Dirección: Neil LaBute. Guión: Neil LaBute y Anthony Shaffer. Producción: Nicolas Cage y Randall Emmett. Intérpretes: Nicolas Cage, Ellen Burstyn, Kate Beahan, Frances Conroy, Molly Parker, Leelee Sobieski, Diane Delano, Erika-Shaye Gair. Duración: 106 minutos. País: Alemania, Estados Unidos. Año: 2006.

“El Culto Siniestro” es la combinación nefasta de una poco brillante idea y una pésima realización. En 1973 Robin Ardí realizo “The Wicker Man”, film basado en el libro homónimo de Anthony Shaffer, al cual se le rinde un culto que sin lugar a dudas, después de ver esta remake de Neil LaBute, se catalogara de siniestro. Porque definitivamente tiene algo de siniestro rendirle culto al film original con esta deplorable nueva versión.

Un policía neurotizado con un recuerdo que se le presenta siempre de manera diferente viaja a una isla para ayudar a una ex novia a encontrar a su hija misteriosamente desaparecida. La comunidad isleña es un matriarcado que vive una particular religiosidad de adoración a la naturaleza, que hace constantes referencias al cultivo de miel, las abejas y las flores. Como es de esperarse el protagonista es engañado varias veces hasta el trágico ridículo y soporífero final.

En general las actuaciones se corresponden con el tipo de film. Nicolas Cage repite todos sus típicos guiños de manera que se asegura una actuación de escaso espesor dramático. Las actrices tienen un desempeño inocuo, muy a pesar de lo que podría esperarse de un guión que debería darles más fuerza a los personajes femeninos. Realmente no se entiende como la veterana actriz Ellen Burstyn o la ascendente Leelee Sobieski han podido arriesgarse en un producto tan denodadamente malo.

“El Culto Siniestro” es una buena muestra de que los films de culto son mitos que la industria cinematográfica alimenta, para disimular sus escasas facultades para la innovación y justificar nuevas versiones de viejas películas. Así, se vuelven presentar productos olvidados en versiones olvidables.

6/3/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy