Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

El día que no nací

Dos países, una identidad

 

Por Verónica Stewart
@verostewart

Jessica Schwarz, El dia que no naci

Dirección: Florian Micoud Cossen. Guión: Florian Micoud Cossen, Elena von Saucken. Intérpretes: Jessica Schwarz, Michael Gwisdek, Rafael Ferro, Beatriz Spelzini, Carlos Portaluppi, Alfredo Castellani, Marcela Ferrari. Alemania – Argentina (2010).

María, una turista alemana, tiene 31 años cuando viaja a Buenos Aires. La ciudad porteña se le presenta en un principio como un simple escenario de paso, la escala entre su país natal y Chile, donde tiene una competencia de natación. Sin embargo, la capital de la Argentina resulta ser la capital de recuerdos reprimidos hace tiempo. En el aeropuerto, escucha una canción de cuna y, sin saber español, comienza a cantarla. Perturbada por el extraño incidente, pierde su vuelo a Chile y cuando llama a su padre, Anton, para contarle. Él vuela a Buenos Aires de inmediato. Es entonces cuando le cuenta que él es en realidad su padre adoptivo: sus padres biológicos habían sido detenidos durante la dictadura militar en la Argentina. Y es así como, con pocas palabras, su vida cambia por completo. María, una nativa argentina, tiene 31 años cuando viaja a Buenos Aires.

Es así como el director Florian Cossen nos presenta el tema de la identidad. Al llegar a Buenos Aires, María pierde su pasaporte. Literalmente, pierde su nacionalidad, su historia, y con ellas, gran parte de su identidad. “El día que no nací” es en realidad una búsqueda hacia el día en el que sí nació, el nacimiento de un yo escondido por años, desaparecido como sus padres. ¿Cuál es el verdadero? El idioma en el que habla y piensa la describe como europea, pero el idioma que la conmueve la delata latinoamericana. ¿Quién es su familia real? En un comienzo, cuando le preguntan quién es Anton, dice que no es su padre, pero luego, al hablar con él, lo llama papá. Lo que hasta hace poco para María era poco más que algunas páginas en un libro de historia extranjera, ahora es parte de su propia biografía.

Lo más curioso es que, con una trama tan impactante y dura en sí misma, es en los detalles donde Cossen nos cuenta mucho más de lo que dos idiomas podrían. La pérdida del pasaporte cuenta la historia de la pérdida de la identidad. La película comienza con la pantalla en negro y una niña, María, hablando en castellano. Las primeras imágenes que se vislumbran son del centro de Buenos Aires, difusas y poco claras. Con la imagen y el sonido, entonces, nos da un tour al aparato psíquico de María, plagado de recuerdos lejanos y melodías enterradas, todo ennegrecido por el robo de su infancia. Durante la película, vemos a María caminar por las calles de la ciudad porteña, pero la nitidez de su imagen se va perdiendo hasta que es meramente una sombra, tal como tantos desaparecidos, tal como aquellos que le dieron vida.

Con una trama atrapante y una dirección en la que nada es azaroso, Cossen nos cuenta, a través de la historia argentina, un conflicto universal: la búsqueda de la identidad. ¿Hasta qué punto nos define nuestra historia? ¿Es posible olvidar? Todos estos interrogantes son presentados en la película, y las respuestas yacen en cada una de nuestras miradas.

21/11/2011

Notas relacionadas:

Festival de Cine Alemán

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy