Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

El hombre que corría tras el viento

Sin un toque de magia

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Dirección: Juan Pablo Martínez. Guión: Ismael Serrano y Juan Pablo Martínez. Intérpretes: Ismael Serrano, Jazmín Stuart, Barbara Lombardo, Pasta Dioguardi, Roly Serrano, Oscar Nuñez. Música original: Ismael Serrano. Productor Ejecutivo: Alberto Francisco Trigo. Director de Producción: Adrián Lorenzo. Duración: 85 minutos. País: Argentina. Año: 2009.

 Misma historia, diferente relato, dos resultados diferentes. “El hombre que corría tras el viento” es el paso al relato cinematográfico, que Juan Pablo Martínez, realiza de la historia “La Dulce Carola” de Ismael Serrano, y como en cada paso, algo se pierde y algo se gana.

Dentro de lo que pierde, cae el clima mágico que Serrano supo lograr. Se generaba la expectativa de algo extraordinario por suceder, que terminaba en algo regular, cotidiano y cobarde. Finalmente, el protagonista superaba su propia abulia y escapaba hacia una reinvención mágica.

De lo que se gana, lo más admirable es la visualización de los paisajes sureños del país. Hay algunos personajes agregados que deberían ayudar a recuperar algo de la magia perdida, pero su adición parece forzada. Otros logran cierto entretenimiento, pero están poco desarrollados, como Luis, el amigo ciego del protagonista, interpretado por Pasta Dioguardi.

La fotografía y el realismo de la cámara, ayudan a presentar hermosamente los paisajes, pero destruyen la expectativa de un acontecimiento mágico, convirtiéndolo en un sinsentido desafectado, que hasta parece forzado y ajeno al relato.´

La historia y las actuaciones apoyan una caricatura divertida, que el relato cinematográfico no apoya. Se nos cuenta sobre la vida de Daniel (una actuación algo dura de Ismael Serrano), un pobre tipo que no se anima y no se anima, y que cree enamorarse de Carola (Jazmín Stuart, quien repite su papel de linda, incógnita, medio bajón).

Quizás algún tipo de filtro especial en las cámaras, hubiera bastado para generar el ambiente adecuado para el cuento de hadas. Pero, en todo caso Martínez prefirió mostrar la hermosura del sur, antes que el encantamiento de “La Dulce Carola”.

El hombre que corría tras el viento” es una historia entretenida, cuyas pretensiones poéticas se quedan haciendo dedo, a la vista de un coyote en el medio del desierto. El cuento original, tristemente cíclico, de Serrano es entretenido, y Martínez se empeña en lograr un film divertido, pero podría haber sido mágico.

8/9/2009

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy