Cine

NovedadesArchivo

303
Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Kryptonita

Te quiero verde

Kryptonita
 

Por Martín Pérez Antelaf

Llegó la versión cinematográfica de Kryptonita, libro de Leonardo Oyola, a cargo del director Nicanor Loreti. El disparador para la trama de la novela es retomado en el film: ¿qué hubiera pasado si la nave que transportaba a Kal-El (más conocido como Superman) hubiera caído en la zona sur del conurbano bonaerense y no en la ciudad estadounidense de Smallville? Loreti toma los momentos más dinámicos o cinematográficos de esta novela corta. En ellos aparece El Guasón que representa a un mediador de la policía bonaerense y que es interpretado por Diego Capusotto. El elenco se completa con: Diego Velázquez, Juan Palomino, Lautaro Delgado, Diego Cremonesi, Carca, Nico Vázquez, Pablo Rago y Sofía Palomino.

Kryptonita es, como mencionamos, una novela de 2011 que describe una situación anormal que viven los personajes en un contexto que nos es familiar: al nochero irregular del Hospital Paroissien de Isidro Casanova le cae herido de muerte el jefe de la banda que lleva su nombre, “Nafta Súper” (un Superman en la piel de Palomino). Los integrantes (que jamás serán llamados por sus personajes del universo DC Comic y cuyos superpoderes asomarán muy sutilmente en ambos relatos) lo llevan hasta allí exigiendo que se le salve la vida.

La trama se desarrolla durante la espera por la recuperación de Nafta Súper. Cabe destacar el personaje de El Ráfaga (un genial Flash interpretado por Cremonesi). Durante esa vigilia y en la novela, se da lugar a una descripción puntillosa de las relaciones entre los miembros de la banda y sobre todo la que tiene como protagonistas al jefe de la banda y Lady Di: un travesti/Mujer Maravilla enamorada del Hombre de Acero (gran trabajo de Lautaro Delgado, quizás lo mejor de la película). Todo se tensará con la llegada de la policía que obliga a que la banda se atrinchere en el hospital. A partir se sucede otra situación tampoco ajena a la realidad: los uniformados buscan matar a Nafta Súper no en su carácter de agentes “al servicio de la comunidad” sino por encargo explícito de un mafioso: El Pelado (un Lex Luthor que toma cerveza del pico y siempre Heineken, en un claro guiño al color del mineral extraterrestre que es mortal para Superman).

La adaptación de la novela a la pantalla grande, podríamos decir, es cuádruple: del universo DC al conurbano, y desde esa literatura a la pantalla grande. Este último escalón suele ser el que termina por aggiornar a veces la historia o, la mayor de las veces, la manera de narrarla. En el caso del film de Loreti, las formas de narrar pretenden mantener las de la novela y termina por alejarse de los films sobre “superhéroes” pero quedándose a mitad de camino: no termina de describir el mundo complejo de este grupo de malandras –que es mucho más profuso que el de meros ladrones- y los momentos de acción recién se concretan al final de la película, siendo antes bastante dialogado y acercándose –no azarosamente y salvando las distancias- al Watchmen (2009) de Zack Snyder. Hay personajes que quedan fuera de la versión cinematográfica por una estructura presupuestaria definida, posibilidades técnicas o la simple voluntad de su director. Ejemplos son un perro que solía aparecer en la tira Superboy y que acompaña a Nafta Súper o el demonio Etrigan.

Sin embargo, el film logra un cometido muy pretencioso: esa cuádruple adaptación. Lo hace al ser entretenido, al elegir los momentos y los diálogos más precisos, aunque cayendo en recursos facilistas como recurrir a actores taquilleros pero no por eso adecuados para ciertos personajes (el Faisán/Linterna Verde, de Vázquez, y el Batman en la piel de Rago). Esto ocurre, nuevamente, por lo complejo de las adaptaciones: hacer de malandra del conurbano o del Señor de la Noche requiere, parece, de tratos o recursos sémicos diferentes para lograr verosimilitud en la ficción.

Queda para otro análisis el agregado políticamente correcto en el comienzo del film: la Banda de Nafta Súper roba para darle a un comedor popular. Este agregado –no está en la novela- deja sin efecto muchas de las historias secundarias que se incluyen en el film (¿hay una búsqueda de poder entre Nafta Súper y el Pelado si el accionar de estos tiene otros fines? ¿Nafta Súper está cansado y quiere dejar la lucha por ese poder dentro de su barrio siendo un Robin Hood?) y desbarata el pedido final de Faisán/Linterna Verde (“Cuéntenla como quieran. Que somos dioses, que somos hombres, que somos buenos, que somos malos, pero que quede claro que somos reales”) ya que, en el film, son buenos… a su manera. Lo que queda para otra reflexión es por qué la necesidad de definir: el libro describe un submundo y las peripecias de un grupo de personas que roban, algunos son violentos, misteriosos, se enamoran, son tiernos, pero sin catalogar. Definir en exceso muchas veces clausura las puertas de la percepción.

Hay que tener en cuenta -no comprender, que implicaría una relación más compleja con eso a poner en consideración- qué va a ver uno cuando elige cierto cine: es un sinsentido pretender “una película de superhéroes” cuando, incluso, no es el caso, quien se haya adentrado al mundo de estos seres desde el cine, y solamente desde éste, estará en franca desventaja ante una complejidad argumental que aparece en rigor en la novela y que en esta versión fílmica alcanza sus momentos.

Kryptonita es un libro ágil, que requiere cierta atención y que abunda en guiños a décadas pasadas (con momentos de ternura y de violencia muy logrados), a mucho comic y a pasiones populares y urbanas de diferentes tenores profundos y desde un lado de la Avenida General Paz que tiene sus códigos. El film es fiel al libro (tuvo la supervisión del propio Oyola), entretenido, logra una ambientación que sostiene el relato, se permite otros guiños a comics (la piña fatal de Superman contra Doomsday) y es un buen encuentro en el cruce entre un mundo colorido como el de DC y el grisáceo conurbano bonaerense.

 

Kryptonita en cartel:

Espacio INCAA Arte Cinema
Espacio INCAA Gaumont

17/2/2016

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
Mika Kaurismaki Juan Pablo Domenech xxy