Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

Lemony Snicket: Una serie de eventos desafortunados

Nada nuevo bajo el sol hollywoodense

 

Por Jorge de Elizalde

Jim Carrey

Director: Brad Silberling Actores: Jim Carrey, Emily Browning, Liam Aiken, Timothy Spall, Billy Connolly, Meryl Streep, Catherine O'Hara y Jude Law (interpretando la voz de Lemony Snicket) Duración: 106 minutos Se estrena solo doblada al castellano

Violet, Klaus y Sunny, tres pequeños hermanos, quedan huérfanos cuando sus padres mueren en un misterioso incendio. El Conde Olaf, su tutor, un ser malvado e inescrupuloso, hará lo posible para quitarles a los niños la gran fortuna heredada, incluso a costa de sus vidas.

“Lemony Snicket...” nos propone un mundo fantástico, oscuro y caricaturesco, un viaje lleno de aventuras, que deja la puerta abierta para futuras secuelas (una de las últimas exigencias del mercado – y entiéndase: según Hollywood). El film está basado en los tres primeros libros de la serie de cuentos escritos por Daniel Handler (bajo el seudónimo de Lemony Snicket), siguiendo el modelo establecido por Harry Potter.

Se trata de un producto comercial, prolijamente terminado y entretenido. La propuesta estética encuentra similitudes (demasiadas como para sospechar de la inventiva de los realizadores) con el universo planteado en las películas de Tim Burton.

No falta la referencia a grandes protagonistas del cine y otras artes como Lon Chaney (el Conde Olaf), Edgar Allan Poe (Mr. Poe), Baudelaire (los hermanos Baudelaire), Strauss (Justice Strauss), en lo que a esta altura uno podría calificarlo de exhibicionismo, y esto no es una particularidad de este film, sino un vicio de los relatos cinematográficos actuales. Pero en este caso la cita, al ser tan evidente y su articulación con la historia narrada totalmente arbitraria, podemos hablar de un capricho de los autores.

Claramente la intención no es innovar absolutamente nada, sino entretener. Si esto es bueno o malo, quedará sujeto a la opinión de cada espectador.

Jim Carrey vuelve a sus andanzas y logra acaparar el rol protagónico haciendo honor a su figura, utilizando sus viejos recursos, complementados con un maquillaje imponente. Las CGI están a la orden del día, cosa que ya no impresiona a nadie, por el contrario, debido al abuso de su utilización, poco a poco las películas se diluyen en un todo monocromático, carente de texturas reconocibles.

4/02/2005

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy