Cine

NovedadesArchivo

303
Peaky Blinders: La elegancia en la violencia
El descubrimiento de Marçal Forés
 

Por María Belén Mothe

A los 33 años, el director catalán Marçal Forés presentó en el reciente BAFICI su primer largometraje, Animals, donde se desarrolla como temática principal la adolescencia, el descubrimiento sexual y los diferentes miedos que se presentan en ésta etapa.

Nacido en Barcelona, Forés ha cursado sus primeros estudios en artes fílmicas en la Escuela de Cine y Audiovisuales de Catalunya, los cuales finalizó en la National Film and Television School en Inglaterra. En su carrera como director se cuentan dos cortometrajes: Yeah! Yeah! Yeah! realizado en 2005 y Friends Forever en 2007, ambos, trabajos experimentales y surrealistas; y un film para la televisión llamado The things I haven’t told you, emitido en 2008 en cadenas inglesas. Tras su paso por Buenos Aires, hablamos con él sobre su ópera prima.

– En Animals además de director también ocupó el papel de guionista. ¿Cómo fue desarrollarse en esa faceta?

– En Animals fuimos tres guionistas: Enric Pardo, Aintza Serra y yo, pero la idea original que se desarrolla en la película es mía, es una idea más trabajada de un cortometraje que realicé cuando estudiaba en Londres.

– ¿Entonces la película está basada e inspirada en ese trabajo universitario?

– Está inspirada en un ejercicio de prácticas universitarias que realicé en Londres, era un cortometraje que combinaba idiomas que me identificaban y pensamientos adolescentes que rondaban mi cabeza.

– La película se encuentra en catalán e inglés, ¿por qué decidió utilizar ambos idiomas?

– Cuando empezamos a desarrollar el guión quisimos poner toda la película en catalán, pero se perdía la magia que había en la forma de entenderse, a pesar de la diferencia de idiomas, entre el protagonista, que habla catalán y el oso que habla en inglés.

– La fotografía de la película demuestra paisajes admirables, ¿Dónde fue filmada?

– Todos esos paisajes fueron filmados en Barcelona, se rodó en súper treinta y cinco milímetros, a tres horas de Barcelona en sí, donde hay muchos bosques, que son los que se ven en el trabajo final.

– ¿El personaje del oso de peluche se realizó a través de una computadora?

– Al principio analizamos si hacerlo mediante un títere o un ordenador. Quisimos que sea lo más real posible, por lo que terminó siendo un títere, tenía un esqueleto interior y cinco titiriteros manejándolo. Al final el ejército de marionetistas se volvió invisible a la hora de la filmación. 

7/5/2013  

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
Mika Kaurismaki Juan Pablo Domenech xxy