Cine

NovedadesArchivo

303
Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Nuestra música

La música de los reinos de Godard

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Título: Notre Musique. Dirección y Guión: Jean-Luc Godard. Intérpretes: Sarah Adler, Nade Dieu, Rony Kramer, Simon Eine, Jean-Christophe Bouvet, Jean-Luc Godard, George Aguilar, Ferlyn Brass, Leticia Gutiérrez y Aline Schulmann. Dirección artística: Anne-Marie Miéville. Fotografía: Julien Hirsch y Jean-Christophe Beauvallet. Producción: Alain Sarde, Ruth Waldburger. Duración: 80 minutos. País: Francia-Suiza. Año: 2003

El experimentado cineasta Jean-Luc Godard da muestras de su gran capacidad expresiva en “Nuestra música”, su último trabajo estrenado en el país. Centrándose en la devastación y reconstrucción de Sarajevo, el director apunta al conflicto entre oriente y occidente, sobre el que se dice "cuando se mata a un hombre por defender una idea, no se defiende una idea, se mata a un hombre" haciendo referencia a la defensa radicalizada de las ideologías, que ambas posiciones opuestas realizan.

Godard divide su obra en “reinos” que coinciden con los tres cantos de La Divina Comedia, Infierno, Purgatorio y Paraíso. Tres reinos diferentes pero interrelacionados, que son presentados a través de una muy buena composición visual. Primero se realiza una visión del “Infierno” mostrando imágenes de guerras, algunas de documentales otras de ficciones. Se ven las tecnologías utilizadas para las matanzas y a sus victimas. Estas visiones son intercaladas sucesivamente para sostener una infernal sensación de caos.

Luego es el turno del Purgatorio, aquí entendido como la superación de la culpa en el perdón. El tránsito de una etapa o situación a otra es simbolizado con los tranvías de Sarajevo. La redención de elementos del pasado para afrontar el futuro es representada con la reconstrucción del puente de Mostar, destruido durante la guerra. La multiplicidad de almas en pena se escucha en la pluralidad de lenguas habladas. Todo esto conforma la idea de transformación purificadora implicada en el concepto de Purgatorio.

Finalmente, un verde bosque, un río de aguas claras y gente alegre reposando en una playa señalan el advenimiento al “Paraíso”. Las imágenes están presentadas como recuerdos oníricos que evocan naturaleza, calma y tranquilidad. Pero también aparecen marines estadounidenses vigilando la playa. De manera que el paraíso remite al infierno, puesto que el soldado podría ser entendido como un ángel y un guerrero, que asegura la paz preparándose para la guerra. Olga (Nade Dieu), quien en el reino anterior purgaba sus penas y moría por ellas, vuelve a ser vista ahora recorriendo el paisaje bucólico para contemplar una paz efímera, pero posible.

Si bien “Nuestra música” comienza por el Infierno, termina en el Paraíso, la muerte no prevalece, lo último que se ve es una alegoría a la vida. Godard logra una visión alentadora de las probabilidades que tiene la humanidad de superar sus conflictos, lo que hace del film un buen material para la reflexión.

21/9/2006

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
Mika Kaurismaki Juan Pablo Domenech xxy