Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

Policía, Adjetivo.

Policial semiótico

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Policia, Adjetivo

Título Original: Poliţist, Adjectiv. Guión y Dirección: Corneliu Porumboiu. Producción: Corneliu Porumboiu. Música: Mirabela Dauer, Yan Raiburg. Intérpretes: Dragos Bucur, Vlad Ivanov, Iván Stoica, Irina Saulescu. Fotografía: Marius Panduru. Edición: Roxana Szel. Duración: 115 min. País: Rumania. Año: 2009.

En principio, podría pensarse que sin estar familiarizado con la historia rumana, no se podrá entender plenamente el planteo de Policía, Adjetivo. En parte, es cierto, pero esta nueva producción de Corneliu Porumboiu, puede encontrar varios paralelismos con la actualidad nacional.

Intelectualmente Policía, Adjetivo es un film pleno de acción y entretenimiento, que permite disfrutar de un humor irónico y crítico de la estructura sociopolítica de Rumania actual. Metadiscursivamente, el film admite una extrapolación de la situación rumana a otras sociedades, de manera que para asomarse a una interpretación de la obra de Porumboiu, se podría tomar como referencia a la sociopolítica local.

El film comienza con Cristi (Dragos Bucur), un policía de bajo rango, que lleva ya un tiempo siguiendo a Víctor (Dan Cogalniceanu) un estudiante que fuma marihuana y hachís. Su objetivo es encontrar al proveedor y hacer el arresto. Pero su tarea solo le permite ser testigo de la monótona cotidianeidad, de un adolescente que, de vez en cuando, se “prende uno” con amigos.

El conflicto principal es moral. Su superior (Vlad Ivanov) quiere que arreste al chico por consumir, pero el consumo es una infracción menor. En su consciencia, el protagonista, siente que esto arruinaría la vida de Víctor.

En burla al manejo del significado de las palabras, Porumboiu, representa una escena en la que se leen definiciones de un diccionario. Las palabras, consciencia, moral, ley y policía, son manipuladas desde su definición etimológica y literal, descontextualizando su utilización y su peso social.

Por contar con actores ignotos y no mostrar acciones superficiales, el film puede resultar poco atractivo, aburrido e interminablemente lento para el gran público. Sin embargo, se puede destacar el gran oficio con que los actores desarrollan sus papeles y la reflección social y moral que se propone.

Policía, Adjetivo, resulta únicamente recomendable para aquel que guste de un clima armado lentamente, donde el sentido discursivo total, se va construyendo entre los detalles de cada observación de cámara, y donde se podrá vislumbrar un comentario político en una dialéctica semiótica.

13/7/2010

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy