Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood
El sabor de la noche

Historias leves, sencillas y desaforadas

 

Por Michel Emiliano Nieva
powdered1988@hotmail.com

Norah Jones y Natalie Portman en El Sabor de la Noche (My Blueberry Nights)

Título original: My Blueberry Nights. Dirección y Producción: Wong Kar Wai. Intérpretes: Norah Jones, Jude Law, David Strathairn, Rachel Weisz, Natalie Portman. Música: Ry Cooder.País: Hong Kong, China, Francia. Año: 2007.

El sabor de la noche llega con mucha publicidad y expectativa a las carteleras, no solo porque se trata de la última producción del destacado director Wong Kar Wai, sino también por tratarse de su primer incursión cinematográfica en Estados Unidos, ayudado en esta iniciática empresa por actores de la talla de Natalie Portman y Jude Law.

La película narra la historia de Elizabeth (Norah Jones) quien, casi casualmente, conoce a Jeremy (Jude Law), dueño de un bar que la ayudará a afrontar un doloroso fracaso sentimental, y entre ambos comenzará, sin saberlo ellos, una enrevesada historia de amor.

La protagonista de la historia, incapaz de soportar el sufrimiento por un amor no correspondido del que poco sabemos, comienza un viaje errático a través de Norteamérica, viaje en el que se encuentra con personajes excéntricos y problemáticos, como el alcohólico Arnie (David Strathairn), o la apostadora compulsiva Leslie (Natalie Portman).

Quizá la película llega a sus puntos de máxima tensión y brillo cuando Elizabeth escucha y experimenta en su travesía las historias de estos sórdidos personajes, solitarios y melancólicos, quienes viven historias sencillas, tristes y violentas. En la descripción de sus vidas sorprende la elaboración de Wong Kar Wai (director chino que, a priori, uno supondría desconocedor de la sensibilidad norteamericana) que logra un nivel de dramatismo y retrato del vacío de la vida estadounidense similar a los cuadros de Hopper, los cuentos de Raymond Carver o incluso las películas de Jim Jarmusch.

La puesta en escena ayuda a causar el efecto de que el espectador se entromete en esas cotidianidades aburridas y espantosas, la cámara siempre se mantiene alejada, escondida detrás de un arbusto o de una vidriera como un voyeur, provocando un efecto de otredad absoluta respecto de los personajes, lo propio visto desde lo ajeno.

Pero la historia principal, en realidad, es la de la relación epistolar entre Elizabeth mientras viaja, y Jeremy. Esto vale aclararlo porque la película, en su afán de retratar en exceso a los personajes secundarios que Elizabeth conoce, pierde fuerza, ya que no se ahonda lo suficiente en los perfiles psicológicos de los protagonistas, lo que produce apatía en el espectador sobre la conmovedora relación que se entabla entre ellos.

Además la trama por momentos se vuelve inverosímil, puesto que se construye muy pobremente la personalidad de Elizabeth, y el espectador no sólo no se identifica con ella sino que no comprende sus inesperadas decisiones a lo largo de la película.

La actuación de Norah Jones, teniendo en cuenta que es su debut como actriz, no está mal, pero quizá el papel protagónico le queda bastante grande, sobre todo al tratarse de una producción de estar magnitudes.

El sabor de la noche no llega al nivel de las anteriores filmaciones del director chino pero en carácter de iniciación en el cine hollywoodense es aceptable. No defraudará a sus fanáticos pero sin duda no los deslumbrará como en otras de sus obras.

19/5/2008

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy