Cine

NovedadesArchivo

303
Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Seduciendo a un extraño

El juego de la atracción

 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Halle Berry, Bruce Willis

Título original: Perfect stranger. Dirección: James Foley. Guión: Todd Komarnicki. Historia: Jon Bokenkamp. Productor: Elaine Goldsmith-Thomas. Intérpretes: Halle Berry, Bruce Willis, Giovanni Ribisi, Gary Dourdan. Música: Antonio Pinto. País: Estados Unidos. Año: 2007.

“Seduciendo a un extraño” propone un juego conocido: descifrar un enigma. Aquí se trata de averiguar quién es el responsable de un crimen. La partida solo podrá ser ganada por aquel que preste atención a las pistas que se irán señalando en el relato y que incluso son remarcadas por diferentes flashbacks. Se irán planteando situaciones y revelando en cada una de ellas pequeños secretos, que ayudarán tanto a mantener el interés en la trama, como a la persecución del enigma central del film.

Tomado de esta manera lúdica, el film de James Foley es un interesante entretenimiento. No hay grandes actuaciones, ni un gran planteo desde la trama, ni siquiera grandes efectos, pero la narración es seductora y mantiene el atractivo del relato. “Seduciendo a un Extraño” presenta un enigma que es entretenido de ver resuelto en la trama y seduce pretender develar el secreto antes de que lo revele el final del film.

Halle Berry es Rowena Price una periodista que realiza investigaciones escandalosas que rozan el amarillismo más vulgar. Pero cuando una amiga de su infancia le pide que investigue al poderoso ejecutivo publicitario Harrison Hill (Bruce Willis), ella asume decidida la tarea de revelar los más oscuros secretos de este extraño individuo. En su tarea es asistida por el hacker Miles Haley (Giovanni Ribisi) que logra que Rowena adopte una doble identidad, para acercarse a Hill.

En el relato se cruzan investigaciones y contactos logrados vía Internet, secretos y mentiras, traiciones y perversiones. Si bien es claro que no se trata de un film de gran contenido sexual, es un film muy sugestivo que coquetea tibiamente con el erotismo.

La película no prende grandes interpretaciones y esto es lo que entrega el reparto. Halle Berry comienza algo exagerada en su rol de periodista de investigación, pero luego apacigua su actuación hasta reducirla a una serie de gestos frígidos. Para Bruce Willis este es un trabajo más y su papel no presenta grandes exigencias. Giovanni Ribisi demuestra su ya reconocida versatilidad interpretativa y resulta convincente en su obsesivo hacker. El resto del reparto cumple sus roles con perfecta solvencia.

Una producción que puede ser planteada como una atracción lúdica. Se trata de un relato que puede tomarse como un entretenido juego de enigmas y secretos que deben ser revelados.

11/4/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
Mika Kaurismaki Juan Pablo Domenech xxy