Cine

NovedadesArchivo

Peaky Blinders: La elegancia en la violencia

Leo Sbaraglia: un verano y dos estrenos

Bollywood

Los Simpsons. La película

Tenues destellos de la antigua maestría

The Simpsons - Homer
 

Por Michel Emiliano Nieva
powdered1988@hotmail.com

Título original: The Simpsons Movie. Dirección: David Silverman. Guión: Mike Reiss, George Meyer, James L. Brooks, Matt Groening, Ian Maxtone-Graham, John Swartzwelder, Matt Selman, David Mirkin, Al Jean, Mike Scully, Jon. Producción: Nadine Luque y Domenico Procacci. Música: David A. Stewart, Danny Elfman, Hans Zimmer. Duración: 87 minutos. País: Estados Unidos. Año: 2007.

Largo tiempo hace que la serie animada más famosa de la historia de la televisión continúa desilusionando a sus fans a base de capítulos mediocres y nuevos doblajes que desencajan radicalmente con los que los espectadores estaban acostumbrados. Y si esta película, además de los lógicos propósitos comerciales, pretendía modificar la imagen totalmente deteriorada que Los Simpsons se ganaron a base de guiones repetitivos y chistes estereotipados, podríamos afirmar que no lo logró. Aunque sí nos permitió recordar, por momentos, la época en que las epopeyas de Springfield entretenían y conmovían.

Como aclaración principal, los admiradores hispanoamericanos de la serie tienen algo de qué alegrarse: Humberto Vélez, quien había dejado el programa en la decimoquinta temporada por problemas gremiales, vuelve a realizar el doblaje de Homero con esa voz que el tiempo volvió indisoluble de su personalidad, y que sin ella los capítulos se tornaban artificiales. Esta vez la productora no escatimó a la hora de pagarle al actor de doblaje el dinero que justamente exigía. No obstante, con el resto de los actores no se logró un acuerdo y por desgracia las voces de Bart, Marge y Lisa siguen con los nuevos doblajes.

El problema principal que planteaba la realización de la película, tan anunciada por productores y tan esperada por el público, consistía en cómo transformar los capítulos de poco menos de media hora en una versión de noventa minutos sin perder la chispa y tornarse densa para el espectador. De hecho, en la cuarta temporada se planeó un film que fracasó ante la imposibilidad por parte de los guionistas para alargar la trama más de treinta minutos, y en consecuencia esa idea terminó derivando en el capítulo “Campamento Krusty”.

Esta nueva película, sin embargo, relata una historia sin fisuras que no aburre en ningún momento, y que concede a cada uno de los protagonistas su momento estelar. Y si muchos espectadores dudaban de la calidad y verdaderas intenciones de este proyecto, al menos les robará una sonrisa el comienzo del film, donde los guionistas se burlan de los por lo general desatinados intentos, siempre persiguiendo fines menos artísticos que económicos, de los programas televisivos para perpetuarse en el cine, e incluso se ironiza acerca de la posibilidad de trasladar a Los Simpsons a la pantalla grande. Bart y Lisa llevan a su familia a una función de la película de Itchy and Scratchy (Tomy y Daly en español), y Homero se levanta en el medio de la proyección indignado ante la pésima calidad de la cinta, y grita hacia el público: "¿Para qué pagar por una película tan mala cuando puedo ver la serie, todos los días, gratis en la tele?"

Los Simpsons - Bart y Homero

El film está plagado de estas ironías, e incluso en uno de los momentos de máxima tensión dramática la pantalla se oscurece súbitamente y aparece un cartel que reza: Continuará (luego, obviamente, la película sigue). Para los cinéfilos, además, las alusiones y parodias a otras son obras son muchísimas, y van desde El regreso de los muertos vivos, Titanic, Spiderman, Harry Potter, Una verdad incómoda hasta una versión erótica de Bambi.

Tampoco faltan las críticas al gobierno de Estados Unidos ni a la inconsciencia de sus habitantes a la hora de votar (que en la película eligen como presidente a Arnold Schwarzenegger) o en el momento de cuidar el medio ambiente.

La trama, básicamente, narra la posibilidad de un caos ambiental en Springfield causado, cuándo no, por Homero. Una agencia federal encierra cruelmente al pueblo en una burbuja gigante para que la contaminación no afecte al resto de la población (en la negligencia cínica y cruenta decisión del Presidente Schwarzenegger, casi un títere de sus asesores, se sienten los ecos de una posible crítica a la guerra en Irak y a Bush). Y son los Simpsons quienes tienen que salvar a la ciudad, en el medio de disparatadas aventuras y disputas familiares.

La película, si bien no es genial, recuerda por momentos los excelentes capítulos de las viejas temporadas, y se enriquece con sorpresas inesperadas como el pene de Bart, o el salto fructífero a la Garganta de Springfield por parte de Bart y Homero (aunque a muchos les hubiese gustado, casi a manera de homenaje a la escena más conocida del programa, que Homero caiga y se destroce).

Como conclusión, la versión cinematográfica de Los Simpsons parece una alternativa aceptable para una serie que quizá ya haya caducado después de tantos años en su formato televisivo. Esto parece comprobarse al final de la película cuando Maggie (sí, Maggie) se saca el chupete y habla por segunda vez en dieciocho años de vida, y dice: ¿Secuela?

31/7/2007

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
The Young Karl Marx Juan Pablo Domenech xxy