Cine

NovedadesArchivo

303
Peaky Blinders: La elegancia en la violencia
Ni siquiera con todos los hombres del rey
 

Por Juan Finn
finnjuan@yahoo.com.ar

Sean Penn

Título original: All the King's men. Dirección y guión: Steven Zaillian. Intérpretes: Sean Penn, Jude Law, Kate Winslet, Patricia Clarkson, James Gandolfini, Mark Ruffalo, Anthony Hopkins, Kevin Dunn. Música: James Horner. Productora: Columbia Pictures. Duración: 120 minutos. País: Estados Unidos. Año: 2006.

"Todos los hombres del rey" puede ser enlistado entre los films de pretendida crítica política, con ribetes históricos, que cuentan con elencos glamorosos, ampulosa música, montajes predecibles y diálogos plenos de frasecillas armadas para que el público las recuerde y las repita. Un producto de la maquinaria hollywoodenses, sin alma ni toque personal, artificioso y superficial. Casi frío en su meticulosa composición narrativa, el film presenta ciertas falencias de las cuales la más destacable es el abusivo y caprichoso uso del flash back.

El film ganador del Oscar a la mejor película de 1949, “All the King's Men”, es el referente más próximo de esta nueva adaptación a la pantalla de la novela homónima con la que Robert Penn Warren gano el premio Pulitzer en 1947. Con estos antecedentes se pueden vislumbrar las intenciones de premio Oscar con las que Todos los hombres del rey fue concebida. Se podría decir que se recurre a cada uno de los recursos típicos de los grandes estudios para alcanzar un premio.

El título original de la película hace referencia a una clásica rima inglesa, que dice que ni todos los hombres del rey pueden realizar lo imposible, aquí lo irrealizable es la pretensión de recrear artificialmente las condiciones que hicieron de un film un éxito pasado.

La historia es interesante. Willie Stark es en principio un humilde abogado que en los juegos de la política se va corrompiendo. Warren elaboró originalmente este personaje pensando en Huey Long, populista gobernador del Estado de Louisiana entre los años 1928 y 1932. Sean Penn es el encargado de ponerle el cuerpo al ascendente político que rápidamente es enviciado por los vahos del poder y ciertamente lo hace con mucho oficio.

Jude Law interpreta a Jack Burden, la mano derecha de Stark, quien ayuda a éste a manipular a las familias más poderosas del Estado. El personaje de Law es el conductor del relato, que se crea entre continuos recuerdos, narrados por los agotadores flash backs. Anthony Hopkins tiene un destacado papel como el juez Irwin, un rol sin matices y de poca profundidad que poco le exige a un actor tan experimentado como Hopkins. El resto del elenco se limita a una sobria adecuación interpretativa. Por caso, James Gandolfini interpreta a un Tiny Duffy al cual le imprime todas sus muletillas actorales.

En principio "Todos los hombres del rey" resulta atractiva. La música de James Horner, las lentas tomas detalles, las palabras de Jack Burden, anticipan un relato intenso, que se adivina terminara en tragedia. Pero el lento transcurso de la trama, la acentuación aleccionadora de los diálogos y recursos tales como el montaje que muestra a Willie Stark mejorando en sus discursos y en su convocatoria popular, hacen de este grandilocuente film un aparatoso producto prefabricado que apenas plantea el tema que propone y poco entretiene.

5/11/2006

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Cine
Mika Kaurismaki Juan Pablo Domenech xxy