Deportes

NovedadesArchivo

Argentina Open 2017: Nishikori avanzó a cuartos de final

Schwartzman: "Nishikori tuvo un plus en los puntos claves".

Pablo Lavallén: “Pasaron cosas de película”

   
La NBA desembarcó finalmente en Argentina
 

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

 

Manu Ginóbili

Luego de varios años consecutivos de éxitos en el más alto nivel, el básquetbol argentino merecía integrarse al circuito mundial que todos los años traza la NBA como parte de su estrategia de marketing global. Esta “deuda” quedó más que saldada con la llegada del programa Básquetbol Sin Fronteras, un campus que tiene como principales objetivos la difusión de la NBA mediante la acción social, el respaldo a la educación y la integración mediante el apoyo deportivo a jóvenes prospectos de todas partes del mundo.

Entre el 30 de junio y el 4 de julio, el bicampeón de la NBA Emanuel Ginóbili volvió a la Argentina como principal figura de este programa que realizaron en conjunto la NBA, la FIBA y la Confederación Argentina de Básquet. El programa reunió en el CENARD a los mejores 50 jugadores sub 19 de todo el continente, que vivieron de cerca como es el mundo NBA, y tuvieron el privilegio de recibir las enseñanzas de las estrellas del básquet mundial.

Andrés NocioniEl reciente campeonato obtenido por Emanuel Ginóbili con los San Antonio Spurs no fue la causa, sino un condimento extra que hizo que el evento tuviera relevancia a nivel nacional, ya que la visita estaba planificada desde mucho antes de la consagración del deportista argentino más ganador del momento. El campus contó también con la presencia de los argentinos Andrés Nocioni (Chicago Bulls) y Carlos Delfino (Detroit Pistons), Daniel Santiago (Puerto Rico, Milwaukee Bucks), Samuel Dalembert (Haití, Philadelphia 76ers), Dikembe Mutombo (Congo, Houston Rockets) y de entrenadores de la talla de Gregg Popovich (San Antonio Spurs) y John Thompson (Universidad de Georgetown).

Palabras autorizadas

Para evaluar el impacto de un evento de tal magnitud, es necesario poder desprenderse un poco de la ola de popularidad que mueve Ginóbili en el país. Para eso, nada mejor que escuchar las opiniones de quienes tienen mayores responsabilidades hoy en el básquet argentino, y quienes acreditan más trayectoria en estos eventos.

Consultados por la evaluación que hicieron del campus, dos entrenadores argentinos coincidieron en no encontrar puntos flojos. Sergio Hernández, flamante director técnico de la Selección Nacional, dijo que “realmente, lo único que se pueden sacar de acá son cosas positivas. Fueron unos días maravillosos, los chicos han vivido un sueño increíble, como participar por unos días de la NBA. Ser mirados, observados o comandados en algún momento por Manu Ginóbili, el Chapu Nocioni, Carlitos Delfino, y los otros jugadores y entrenadores NBA, es algo que no van a olvidar en la vida. Y para nosotros, que estamos en el básquet desde hace muchos años, es también un sueño hecho realidad”.

Para Hernández, haber tenido una participación tan especial en el evento fue un preámbulo ideal para dar inicio a su ciclo como entrenador nacional. Así lo vivió él: “Uno no aprende solamente como entrenador, aprende como persona. A mí me gusta aumentar mi caudal de conocimiento en todo aspecto, desde la cultura hasta las costumbres, la forma de trabajar, la organización. No sólo estamos atentos al básquetbol. Por ser entrenador de la Selección, yo tuve la suerte de ser invitado por la misma NBA, y poder compartir y convivir con ellos permanentemente, estar metido en la cocina del evento. Eso ha hecho crecer mi experiencia de manera increíble.”

Por su parte, Guillermo Vecchio (ex entrenador de la Selección Nacional que participa regularmente de las actividades de la NBA en Latinoamérica), que dirigió al equipo de juveniles que ganó el torneo disputado en el campus del CENARD, opinó que “fue muy lindo, al igual que el año pasado en Río de Janeiro. Este año ha mejorado mucho, la NBA se ha esforzado, y el mérito real es para la NBA/Latinoamérica, junto a la Confederación Argentina de Básquetbol, y todos los demás estamentos para que estos 50 chicos hayan podido disfrutar de lo mejor, en nuestro país”.

Con el ojo que tienen los entrenadores para ver hoy quiénes serán las estrellas del mañana, ambos coincidieron en resaltar las condiciones de Lucas Cippolini (Brasil), Caio Torres (Brasil), Nicolás de los Santos (Argentina), Alex García (México), a futuro lejano Matías Nocedal (Argentina), Víctor García (República Dominicana). Sergio Hernández da el siguiente perfil: “los que ví más maduros son brasileños, porque físicamente son unos caballos. Caio es una bestia, mide 2,10, sabe jugar buen básquetbol. Lucas Cippolini también… Un par de venezolanos que están muy bien, y varios argentinos que, como siempre, se destacan por su exquisitez para jugar.”

Para la mayoría, el impacto inmediato fue la presencia del gran Emanuel Ginóbili, a pocas semanas de su segunda consagración como campeón de la NBA. Dentro de unos años, quienes estuvieron en el CENARD podrán recordar con orgullo no sólo haber presenciado lo mejor del presente, sino haber tenido un anticipo de lo que serán las estrellas del futuro.

8/7/2005

Notas relacionadas:

Ginóbili y la teoría del progreso ilimitado

Manu, orgullo argentino y estirpe de campeón

Galerías de fotos:

Manu Ginóbili en Argentina - Básquet Sin Fronteras

La NBA en Argentina - Básquet Sin Fronteras

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Deportes
Top 20 NBA dúos Cuidar a Messi Río 2016: Analítica olímpica