Discos

NovedadesArchivo

Blues Motel, “En la casa de piedra”

Tiempo de relajación

 

 

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

La segunda parte de la trilogía 2006 de Blues Motel los encuentra en un estado un tanto inédito y puro. Una punta que logra quitar los pesados amplificadores y desenchufar los cables para desembocar a “En la casa de piedra”, octavo álbum de la banda, y sucesor del recontra eléctrico “Golpea”, el cual había salido tan sólo 6 meses antes.

Blues Motel

Sello: Independiente. Género: Rock. Duración: 40:21. Cantidad de temas: 12. Integrantes: Gabriel Díaz (voz, guitarra acústica, flauta traversa, armónica), Adrián Herrera (guitarra acústica, criolla, voz), Ariel Herrera (bajo, guitarra de 12 cuerdas), Rafael Gildenberger (batería, percusión), Sebastián Voyatjides (piano). Músicos invitados: Paula Meijide, Miguel Botafogo, Gustavo Bazterrica.

Con leer el título y mirar la tapa, en la que una simple casa asoma como perdida y descuidada al pie de un riacho también perdido, y también a un bote que coquetea con llegar o quedarse, uno puede de movida anticipar que la típica guitarra distorsionada no será la protagonista principal de la velada. Al escuchar el disco ya se entenderá que ni siquiera va a estar presente.

“Voy subiendo” abre con creces la apuesta desenchufada y nos cuenta además acerca de aquella extraña casa. Un tono rústico, crudo e intimista recorre la canción, que no será una excepción en el disco. “Bajo el calor” ayuda a la interpretación global del mismo, y la buena voz de Gabriel Díaz le agrega a todo un toque que, con este estilo de grabación, puede remitir a ciertos grupos de los años ´70, a los que tomaban a la viola criolla como principal instrumento. “El nómade” es un claro ejemplo de todo esto, y tal vez uno de los mejores temas del disco.

Definitivamente Blues Motel está un tanto alejado de toda la vorágine rollinga de hoy en día, no solo por la edad de sus integrantes, sino también por sus propuestas, que de alguna forma intentan salir de ese mote tan esteriotipado que suele llevar una típica banda stone. Los propios protagonistas además coinciden en que detrás de la distorsión, de la mezcla de todos los instrumentos fuertes y pesados, se esconde la canción, que siempre tiene que estar presente por sobre todas las cosas.

Aquí ellas se hacen presentes por encima de todo, desnudas, en su estado más puro. Incluso hay algo que pueda remitir a los Rolling Stones, como en el tema “Cosa de a tres”, pero recuerda más que nada a aquellos resabios prehistóricos previos a “Start me up”, donde lo acústico era un poco más normal en la legendaria banda.

El guitarrista Adrián Herrera le pone la voz a los temas “Ahí” y “Tomando el viento”, el bajista Ariel Herrera le brinda un matiz especial a “Algún día” con una guitarra de doce cuerdas, y el pianista Sebastián Voyatjides se luce con su piano en la bella “Como un perro”, último track del disco que crea un clima aun más intimista y crudo que el resto de la placa.

Tal vez en su totalidad, el álbum pueda caer en algunos baches, no por cierta canción especial, sino por el concepto general de esta propuesta acústica de la banda, de canciones de blues y rock en este formato que pasan a veces desapercibidas para ciertos oídos desatentos. Aunque es ideal para un día de lluvia.

Producido junto a Mariano Esain (ex Menos que Cero y FlopaManzaMinimal, actual Valle de muñecas), grabado en tan solo una semana, con invitados como Botafogo (se luce en “Destierro”, sitar de por medio) y Gustavo Bazterrica, “En la casa de piedra” se muestra interesante e innovador por ciertas razones: por un lado musicales con respecto a lo interno de la propia banda (porque no es nada nuevo grabar de esta forma, pero si para la banda), y luego a nivel propuesta, donde ofrece algo muy poco común en estos tiempos de rock argentino, donde las supuestas grandes bandas sacan un disco cada tres años y encima meten uno en vivo siempre que hace que pueda pasar un año más. Blues Motel se aleja de todo eso y regala una trilogía en menos de un año, con una segunda punta acústica y muy agradable. Los seguidores contentísimos, muchos fanáticos de otras bandas los deben estar envidiando.

20/3/2007

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas