Discos

NovedadesArchivo

Cabezones: “Jardín de extremidad”
 

 

Por Jorge de Elizalde

Cabezones

Sello: Popart Discos. Género: Rock. Duración: 42:45. Integrantes: Cesar Augusto Andino (voz), Gustavo Martínez (bajo), Alejandro Collados (batería), Esteban Serniotti (guitarra, segunda voz, pianos, programaciones), Leandro Aput (guitarra).

“Jardín de extremidad” es el cuarto trabajo en la carrera de Cabezones –a esto hay que sumarle el simple de tres temas “Ep” (2001) y el ep acústico “Infraural” (2004)–, y nos muestra a la banda santafecina en su mejor momento, con una calidad musical definitivamente consolidada.

Producido, grabado y mezclado por su guitarrista, Esteban Serniotti (un capo en el asunto, que viene desarrollando dicho rol desde “Eclipse (sol)” (2003) y también se encarga de ejecutar varios instrumentos como se puede leer en los créditos), “Jardín...” es un disco de una factura excelente en todos sus aspectos. El trabajo realizado con las voces a dúo es impecable, y el carismático vocalista, César Andino, le da un toque melancólico y distintivo a todo el álbum, claramente la marca identificatoria de la banda desde sus inicios, allá por 1994.

Las fluctuaciones entre los pasajes más pesados y agresivos y los momentos más densos y tranquilos se desenvuelven con maestría, dando como resultado una producción homogénea, y si bien corre el riesgo de caer en cierta monotonía, esta se ve compensada por una potencia sonora impresionante. La excepción estilística del disco (más que acertada) es “Mi pequeña infinidad” (cuyo video ya está rotando en los canales de tv), segundo corte de difusión y el tema más melódico de las 12 canciones que contiene el cd. “Frágil” fue el primer corte de difusión, y hay por lo menos dos temas más que perfectamente pueden postularse para ser un hit (“Cada secreto” e “Inmóvil”), cuyas dosis de melodía y agresividad se compactan con una sincronización perfecta.

Cabezones logran sonar pesados y a la vez muy accesibles, gracias al muy buen trabajo de Serniotti en cuanto a la armonización, con las guitarras bien al frente y un sonido muy pulido y cuidado. “Pasajero en extinción”, “Buenas noches” y “Planear” son algunos de los grandes momentos del álbum.

Otra de las particularidades de la banda son los contenidos de las letras que evitan caer en la crítica social trillada y la denuncia política “fácil” (algo que ya puede catalogarse como una mala costumbre del rock nacional de los 90 a esta parte) para focalizarse en temas más intimistas y personales, y cuya responsabilidad cae íntegramente sobre César.

Un disco potente, pesado y prolijo (cosa que saben trasladar al vivo con un profesionalismo muchas veces ausente en los conciertos de las bandas pesadas, tanto nacionales como internacionales), con un carisma que coloca a Cabezones en un nuevo escalón, y les depara un futuro más que promisorio.

21/7/2005

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas