Discos

NovedadesArchivo

Chris Cornell – Higher Truth

Una derrota en la Guerra del Volumen

 

 

Por Julián Melone
julianyelotro@gmail.com

Sello: Universal Music. Género: Rock, Country. Temas: 12. Año: 2015. Integrantes: Chris Cornell (voces, guitarra, bajo, mandolina, percusión), Brendan O’Brien (guitarra, bajo, teclados, hurdy-gurdy, batería, percusión), Patrick Warren (piano), Matt Chamberlain (batería), Anne Marie Simpson (arreglos de cuerdas)

Una de las mejores voces del rock contemporáneo intenta hacer pie en su carrera solista. Después de su fallida última incursión en estudio (el olvidable “Scream” del 2009), tomó la sana decisión de comenzar una gira presentándose solo con su guitarra.  Aquí se abrió una inédita faceta indie de Chris Cornell que se materializó en el disco “Songbook” (2011) que recopila algunas presentaciones de la gira. Ahora, en “Higher Truth” intenta conciliar ese costado que tan bien le sienta con su lado más rockero, aquel que lo volvió el líder del reunido Soundgarden.

Lamentablemente, lo primero que encontrará el oyente cuando presione play es a Cornell como una víctima más del Loudness War”, que dificulta mucho la escucha del disco. En Nearly Forgot my Broken Heart la voz (claramente por decisión estilística) satura todo tipo de frecuencias volviéndola difusa e insoportable. Esto no sucede cuando la dinámica es baja, pero indefectiblemente que suenan sus característicos alaridos afinados la saturación dice presente a lo largo de la placa (aunque nunca tanto como en el primer track), lo que no nos permite disfrutar del todo lo que mejor domina.

 

Esto también sucede con el resto de la banda: cada vez que la situación se pone rockera, los volúmenes y frecuencias se disparan y contrastan desagradablemente con lo cristalino de las partes más tranquilas. El mejor ejemplo se encuentra en la otra punta del CD, cuando cierra con Our Time in The Universe, un innecesario guiño a “Scream”, que no nos permite despedirnos de la mejor manera de la placa. Como consecuencia, en el transcurso de los tracks se ven beneficiados aquellas canciones que prefieren la suavidad, como Let your eyes wonder y Josephine que comienzan acústicos como si se tratara de “Songbook” y donde la banda se va presentando periódica y delicadamente durante la canción.

Teniendo esto en cuenta, será cuestión de concentrarse en la capacidad y calidad compositiva. Cornell tiene buen instinto para interpretar, y la mayoría de las canciones tienen pasajes seductores. El mismo Nearly Forgot my Broken Heart es una canción que podría transformarse en un clásico de su carrera. En todas ellas hay una intención country a veces combinado (gratamente) en algo parecido al “world music” en Worried Moon y Dead Wishes, uno de los puntos más altos del disco. Y en todo momento apela a una interpretación íntima e introspectiva, aunque a veces eso implique exigirse vocalmente. Y arriesga también con las melodías, hábito de sus tiempos grunge, logrando buenos resultados en Only These Words (una balada romántica a la cual decide añadirle adrenalina) y quedando muy incómodo en Higher Truth (que posee un innecesario final lleno de ruidos).

Es una lástima cuando el trabajo que se realiza en la consola derrumba las cualidades artísticas. Con un buen trabajo de producción  y algo de criterio artístico, las canciones de “Higher Truth” podrían haber resultado en un alto estándar para una interesante carrera solista. Sin embargo, hoy estamos hablando de un disco regular cuyo tratamiento sonoro lo vuelve una pieza difícil de digerir. Si no, presten atención a Murderer of the blue skies, una bella canción donde a medida que van entrando los instrumentos y subiendo la fuerza empieza a desmejorar progresivamente. Tomen la palabra de quien escribe: es una cuestión de decibeles y frecuencias de la cual el escucha promedio no es consciente la que derrota la composición.

Será cuestión de ecualizar en casa y controlar volúmenes como antaño para poder apreciar a un buen cantautor cuya mejor compañía parece ser él mismo.

8/12/2015

Notas relacionadas:

Chris Cornell, "Scream": De mal en peor

Chris Cornell: Suban el volumen

Audioslave

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas