Discos

NovedadesArchivo

La Condena De Caín -  “En el Letargo de los Pensados”

Canciones para apagar la tele

 

 

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

La Condena de Cain

Segundo trabajo discográfico de esta banda nacida en el año 2004, cuya propuesta conjuga un rock de agitadores riffs con una notoria oscuridad marcada en letra y música, siempre englobando un concepto general que en este caso apunta contra el alienante medio televisivo.  

Sello: Independiente. Género: Rock. Duración: 59:56. Cantidad de temas: 13. Integrantes: Sawa (voz), Matías Westerkamp (guitarras), Marcelo Di Giovanni (bajo), Daniel Jinkis (batería), Héctor Cantín (saxos). Año 2010.

El nuevo álbum de La Condena de Caín, sucesor de “Nuestra Negligencia Resulta Sospechosa” (2007), continúa la línea musical del primer trabajo, envuelta en un rock repleto de oscuridad tanto en los arreglos musicales como en la lírica general. La historia de “Remo”, primer tema del disco, se presenta como una en sí misma y también como la introducción de un complejo cuento que va a desarrollarse a lo largo de la placa. Tanto “El oro y la pólvora” como “Carne blanda” realzan la propuesta de la banda, de diversificar ciertos sonidos y arreglos, pero con el rock como firme protagonista, muchas veces acercándose a decoros y guiños fieles del estilo ricotero.

Hablando de “ricota”,  Sergio Dawi (ex saxofonista de los Redondos) será uno de los invitados más resonantes de una larga lista, luciéndose en el solo del final de “Rufián entre otros tantos”, otro rock característico de La Condena de Cain como lo será “Sediento de mi amor”. Otras presencias destacadas son las participaciones de Adrián Meli (ex Caballeros de la Quema) en trompeta, y de Kubero Díaz en guitarra, integrante de legendarias bandas como Los Abuelos de la Nada o La Cofradía de la Flor Solar, que justamente contaba con Skay Beilinson en sus filas, para seguir con las reminiscencias a Patricio Rey.

La banda se luce en cuanto al juego de armonías y a la creación de climas tanto a través de la música como de la letra. “Hombres de ciencia ficción” es un gran ejemplo de esto, arrancando con misteriosos tambores que luego se transportan a un crudo hard rock, todo acompañado de una preciosa poesía que le cae perfecto a las dos partes. “Lo inerte y lo real (o sobre como apropiarse de la verdad)” es otro gran tema que desenfunda de formas más directas el concepto general del disco, que desde su gráfica nos muestra a la televisión omnipotente, como organizadora madre de nuestra cotidianeidad. El comienzo trina con “La muerte televisada, el sufrimiento en cadena nacional…”, mientras que el estribillo profetiza esperanza: “Sólo es verdadero aquello que es soñable/la invasión de los invadidos algún día llegará”. Pero todo se vuelve a desvanecer con “Mosquito”, canción que continua con el pesimismo y la derrota frente al monstruo de la TV.

En la segunda parte del álbum conviven la oscuridad de “Ceguera extraña” y “Qué cansador es ser siempre uno mismo” (donde el cantante Sawa confiesa: “…necesito una muerte, reencarnar en uno mismo…”), con la vuelta el costado rockero de “Susurro de un náufrago”, y el formato canción de la bella “Peste negra”. El cierre llega con “La ciudad perdida”, donde la tele ahora muestra las catástrofes naturales y el protagonista se encierra en sí mismo, en una tranquilidad que contagia desde el sonido de guitarras acústicas y delicados coros, al tiempo que la voz principal ruega un “Agua no me calles”.

Buenas canciones engloban un gran trabajo, a partir de la fuerza de las mismas y de un concepto general bien armado y concebido, en el que la oscuridad de las letras y de algunas melodías convive perfectamente con el rock más llevadero y pegadizo de otras, generando que “En el Letargo de los Pensados” sea sin dudas, uno de esos discos que vale la pena disfrutar y escuchar con mucha atención.

4/5/2010

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas