Discos

NovedadesArchivo

Cypress Hill – Till death do us part

Un paseo por quince años de rap patentado

 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Columbia. Género: Hip Hop. Duración: 49:43’. Cantidad de temas: 16. Músicos: B-Real (Louis Freese), DJ Muggs (Lawrence Muggerud), Sen Dog (Senen Reyes) y DJ Bobo.

Los rappers surgidos del South Central de Los Angeles a fines de los ’80 ofrecen en éste, su décimo disco, una síntesis de lo que a lo largo de quince años ha sido su sonido patentado. Esa combinación particular y original de las distintas variantes del hip hop con el reggae, el rock, el funk y las raíces latinas; que los convirtieron en una de las bandas de rap más importante e influyente de los ’90.

Es así como pueden pasearse por las distintas tendencias y corrientes del hip hop sin alterar lo que es su inimitable marca registrada, apoyada en la nasal voz de B-Real y los coros punzantes y explosivos del Sen Dog; sustentados en un beat contagioso ensombrecido por órganos lúgubres, vibráfonos espeluznantes, y salidas de humor agridulce. Además, una forma de instrumentalizar el hip hop que pocos logran, gracias a la presencia de DJ Bobo en batería y percusión y músicos invitados.

Con autoridad y su sello personal, los Cypress Hill se benefician de la excelente labor de DJ Muggs en la producción del CD. El variado recorrido estilístico está perfectamente enlazado y equilibrado en la sucesión de temas, para lograr que el potencial de la banda se aproveche al máximo.

El inicio es ya un cliché de los C.H., que a los pocos segundos da lugar a un típico groove infeccioso que obliga a asentir con la cabeza y seguir el ritmo con todo el cuerpo, que hace del gangsta rap “Another Body Drops” el tema ideal para empezar el disco con fuerza y engancharse en la onda de la banda. “Till death comes” profundiza la temática de gángsters callejeros de Los Angeles, con un ambiente más opresivo y fúnebre.

Para contrastar el oscuro inicio, “Latin thugs” irrumpe con un pegadizo loop de trompetas mariachis, ritmo latino apoyado en congas y las voces en spanglish de Reyes y del rapper puertorriqueño Tego Calderón como invitado. Este es el punto más caliente del disco, que da pie dos otros dos tracks de aires caribeños. Lamentablemente, el pico alcanzado en “Latin thugs” no se mantiene en “Ganga bus”, que toma lo más frívolo y pasatista de la música jamaiquina para hacer una reivindicación de la marihuana (uno de los leit motivs de la banda desde sus inicios) que suena adolescente y vacía. La presencia en este tema de Damian Marley, hijo del mítico Bob, no alcanza para salvar la canción, pues su vocalización suena lavada y débil junto a la potencia de B-Real y Reyes. La banda se reivindica inmediatamente, pues “Busted in the hood” es un acercamiento mucho más apropiado a Jamaica, con un buen dub de batería, bajo y guitarra reggae.

A medida que el disco se acerca a la mitad, se retoma el estilo típico de los C.H. de los ’90, con teclados que generan ese ambiente oscuro tan característico de la banda. Los coros mortuorios y los rezos se hacen presentes en “Money” y se acentúan en “Never knows”, uno de los temas más tétricos y violentos del álbum.

Una vez alcanzado el segundo pico de tensión, vuelve el relax a la jamaiquina con el tema llamado a ser el hit del disco, “What’s your number”; un homenaje hip hop a los ingleses The Clash con estribillo pegadizo y muy buen acompañamiento instrumental.

Así se da pie al final del CD, donde se encuentran otros temas marca registrada (“Once Again”), más oscurantismo gangsta (“One last cigarrette”, “Street wars”) y un broche de oro con el tema que da nombre al disco. Ha terminado el recorrido y, como es usual, Cypress Hill se anota otro acierto.

1/04/2004

Notas relacionadas:

Variaciones del rap en español

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas