Discos

NovedadesArchivo

Doug Wimbish - “CinemaSonics”

Un bajista de película

Doug Wimbish
 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Nova Sound. Género: Rock. Duración: 49:20”. Cantidad de temas: 13. Músicos: Doug Wimbish (bajo), Skip McDonald (guitarra), Milan Cimfe (batería), Pavel Dirda (teclados), Pete Lockett (percusión) y Stephan Markovic (saxo).

Integrante de grupos de vanguardia ineludibles como Living Colour, Tackhead o Little Axe, pionero del hip hop a principios de los ’80; habituado a poner su particular talento y técnica inimitable al servicio de superestrellas como Madonna o los Rolling Stones. Doug Wimbish puede ser todo eso, y tener todavía tiempo y espacio para desarrollar también un sonido único e individual, que queda plasmado en su segundo CD como solista.

Cinema Sonics incorpora todo el trabajo de bases, líneas de bajo insólitas, ambientaciones y efectos a los que Wimbish nos tiene acostumbrados; pero esta vez al servicio de canciones de estructura más reconocible.

Una vez más, la versatilidad del bajista despliega una multiplicidad de ambientes y estados de ánimo. Además, suma a todo su arsenal de recursos con el bajo su toque personal en guitarras, teclados, beats y arreglos de cuerdas y vientos. Como de un film se tratara, Wimbish protagoniza secuencias llenas de suspenso en “Scary Man” o “Danger”; o de un blues eléctrico y melancólico en “Rockin’ Shoes”. Y que continúa a lo largo de un largometraje sonoro lleno de emociones.

El aporte en voces de Bernard Fowler (vocalista de Tackhead, corista de los Stones), permite que el oyente no acostumbrado pueda seguir la propuesta, sumando estrofas y estribillos algo más pegadizas e identificables en un primer contacto, en temas como “Revolution” o “Homless”. Lo acompañan también su viejo compañero de ruta Skip McDonald en guitarra, y los checos Milan Cimfe y Pavel Dirda, una muestra más del internacionalismo de este nómade de la música mundial.

Hay momentos en el CD en los que Wimbish retoma y reversiona composiciones anteriores, como en “Trance” (que no logra alcanzar la fuerza de la versión Jungle Funk con la voz de Vinx), y “Swirl” (en la que da forma definitiva a una de sus líneas de bajo melódicas preferidas). Con esta última pieza, elabora en tres minutos y medio uno de sus solos de bajo más personales y profundos.

La experimentación con el ruido y las secuencias atonales llega de la mano de “Broadcasting”, uno de los temas más arriesgados del álbum, junto al drum’bass de “Easy Philosophy”. La percusión toma fuerza luego con “I Wanna Know”, con el aporte de su colega de Living Colour, el baterista Will Calhoun.

Y casi sobre el final, “No Release, No Surrender”, tema que posee la fuerza y solidez como para abrir el disco (y es una pena que no lo haya hecho), en el cual sobre una contagiosa base rítmica de dub asoman guitarras acústicas dentro de un clima tenso y misterioso que resume todo el potencial que este auténtico prodigio de la música moderna puede alcanzar.

21/10/2008

Notas relacionadas:

Entrevista a Doug Wimbish

Tackhead: La joya escondida de Doug Wimbish

Informe especial: Living Colour

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas