Discos

NovedadesArchivo

Fidel Nadal – Trabajo de hormiga

Transpirando la camiseta

Fidel Nadal Trabajo de Hormiga
 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Sello: Subterrannia Discos / Pop Art. Género: Reggae. Duración: 65:20’. Cantidad de temas: 15. Músicos invitados: Baltazar, Chaini, Junior Reid, Mimi Maura, I jah bones.

Con casi dos décadas de carrera, que incluye hitos como Todos Tus Muertos y nada menos que junto a Manu Chao en la última etapa de Mano Negra, Fidel Nadal continúa su trajín por el mundo de la música, manteniendo su espíritu under.

Con su nuevo disco, “Trabajo de hormiga”, acerca cada vez más las raíces de su reggae al hip hop, a través del camino del sound system, el dub, el raggamuffin, y hasta una visión oscura del reggaetón, último ritmo en boga que ofrece Centroamérica. Lo hace desde una estética austera, urbana, con letras personales y directas, que mantienen el costado político sin caer en lugares comunes y correcciones de moda.

El acertado corte de difusión, que da nombre al disco, se destaca no sólo como lo mejor del CD, sino que se diferencia del conformismo y la apatía que dominan hoy al rock nacional. Da gusto escuchar cómo Fidel no deja de tener los pies sobre la tierra para cantar verdades acerca de la corrupción en el negocio de la música, o de la inflación que golpea al conjunto de la población (“no me quejo / estoy al tanto / suben los productos y bajan los salarios”). Realidades evidentes que parecen escapárseles a las estrellas de rock políticamente comprometidas con causas oficialistas.

Además, aporta una refrescante y auténtica manera de rapear en español con acento argentino, sobre temas locales; un déficit que todavía el hip hop argentino no puede superar, y que tiene en Fidel Nadal a un buen modelo a seguir.

El tema “Los rastreros” es otra buena muestra esto, con mayor agresividad en los ritmos. Ambientes más sombríos se escuchan en “Llegó el gladiador”, y “Dale rosca”, que cierra el disco.

No todo es oscuridad en el disco, también hay pasajes optimistas. Como el inicio del CD, con “Azúcar negra, azúcar marrón”, que recrea el retorno a África en clave de Marcus Garvey, con cierto idealismo de los ’60 y ’70 al describir las riquezas, paisajes y tribus de la tierra de sus ancestros. Un retorno espiritual, no físico. El track tiene una re-versión en “Pantera”, trece temas después, construida sobre un una base musical idéntica.

Otros temas, como “Acá llegamos”, “Cantando” y “Vos das”, se sostienen en bases simples de beats y bajo, un sound system que permite el fluir de rimas bien construidas, a veces pegadizas, y siempre con muy buenas letras (“siempre picantes, siempre frescas”). Fidel trabaja sobre la primera persona sin egocentrismos, otro de los malos vicios del rap que saludablemente evita.

El ritmo de reggaetón asoma en “Nena no llores más”, que cuenta con la colaboración de Chainy. En el apartado de los cantantes invitados, sin embargo, lo más destacado es el reggae “Unity” junto al jamaiquino Junior Reid, y la antiimperialista “La bandera” con la deliciosa participación de Mimi Maura.

Con variedad de estilos, acertadas colaboraciones y sobre todo con humildad y espíritu de trabajo, Fidel Nadal vuelve a ubicarse con este disco entre lo más destacado de la escena nacional, por más que la masividad le siga dando la espalda. Haciendo trabajo de base, transpirando la camiseta, donde más cómodo se siente.

27/3/2006

Notas relacionadas:

Fidel Nadal: Emocionado (2007) - International Love (2008)

Galería de fotos de Fidel Nadal

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas