Discos

NovedadesArchivo

Iggy Pop – Post Pop Depression

Una iguana de tres cabezas

 

 

Por Julián Melone
julianyelotro@gmail.com

Sello: Loma Vista records. Género: Rock, Indie. Temas: 9. Año: 2016. Integrantes: Iggy Pop (Voces), Joshua Homme (Voces, guitarra, bajo,percusión, teclados), Dean Fertita (Guitarra, teclados), Matt Helders (Batería, coros, percusión)

A primera vista, “Post Pop Depression” plantea una duda inicial: ¿es un “mashup” entre Iggy Pop, Queens Of The Stone Age y Arctic Monkeys o un disco original de Iggy? En realidad se trata de un delicadísimo equilibrio donde las performances estilísticas individuales logran un nuevo producto que remite a las tres bandas. Después de todo, ¡son parte de la tapa!

Se trata de un disco de Iggy Pop, pero lo que lo vuelve tan atractivo es el crossover que forma con el nuevo héroe de nuestra era, Josh Homme. Y lo hace acompañado por Dean Fertita (Queens of The Stone Age, The Raconteurs) y Matt Helders (Arctic Monkeys). Entonces, por un lado tenemos a la vieja iguana sin temor a renovarse continuamente (sus últimos discos son de recitados o jazz); y por el otro a un innovador compositor que está acostumbrado a ser parte de los “dream teams” (recordemos que en Them Crooked Vultures compartió banda con John Paul Jones y Dave Grohl) ¿Cómo no estar entusiasmados? Pero al mismo tiempo suena la alarma: cuando ocurren estos algutinamientos de estrellas en un solo disco, el resultado no siempre es bueno. ¿Será sólo impacto comercial o esta reunión puede dar a luz un disco verdaderamente bueno?

El resultado no es descollante, pero es sin duda interesante, gracias a una gran combinación de las virtudes de sus integrantes. El sensual Chocolate Drops es la mejor performance del cuarteto y de las mejores canciones del disco: oscuro pero melódico, melancólico pero bailable, donde todas sus partes son memorables. La placa se caracteriza por la oscura composición de Iggy Pop como un chamán cavernario de voz grave, contrapuesto con los característicos falsetes de Homme haciendo espectaculares coros y siempre adornando recovecos con sus cristalinos riffs de guitarras.

La producción de Homme es la que podía esperarse: un sonido grave y lleno de reverb, como en Break Into your Heart, que tranquilamente podría tratarse de un sobrante de “Like Clockwork” (2013); aunque a veces también parece un sonido inspirado en la última etapa de The Mars Volta (como en el primer solo de Vultures, canción que coquetea con el western). Quien esté atento, encontrará la característica rítmica de los Queens of the Stone Age presente en canciones como la fantástica German Days, el momento más atrevido del disco que comienza con un tiempo irregular para desembocar en oscurísimas melodías propias de la cabalgata de un ejército fantasma. Pero también están con los tempos quebrados de los Arctic Monkeys en In The Lobby (donde Homme además se erige como un interesante bajista) o Gardenia. Y también lo hace Sunday, aunque esté fusionada con un delicioso disco-beat. Y para aquellos melancólicos, Paraguay es el que posee mayor influencia de los Stooges, con un atrevidísimo y ajustado final.

 

Como un dragón de tres cabezas (con coherencia artística sonora propia de la producción de Homme), las virtudes de álbum son a nivel compositivo y minimalista. Por eso, carece de despliegues virtuosos que suelen abundar en los discos de rejunte de estrellas que tanto aburren. Ninguna canción (excepto quizás American Valhalla) es descartable: el disco termina justo a tiempo, antes de empezar a ponerse denso. Y es una virtud, ya que lo que comenzó como un juego entre amigos deja con ganas de saber que podrán hacer a continuación, ahora que ya se conocen de manera íntimamente musical. Si Iggy decide continuar este proyecto, se va a tratar de algo a tener muy en cuenta. Un disco para el cual no hace falta apagar las luces, porque nos envuelve en una oscuridad tan cómoda que no queremos salir de allí.

7/3/2016

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas