Discos

NovedadesArchivo

Indigenous feat. Mato Nanji – Time is Coming

Blues nativo

Indigenous
 

 

Por Julián Melone
julianyelotro@gmail.com

Sello: Blues Bureau International. Género: Rock, Blues. Temas: 13. Año: 2014.
Integrantes: Mato Nanji (Guitarras, voz, coros), Jesse Bradman (Teclado, coros), Jeff Martin (Batería), Steve Evans (Bajo)


Esta banda de rock-blues clásico compuesta íntegramente por nativos americanos (Nakotas-Sioux para ser mas precisos) ha merecido el público respeto de grandes como B.B. King, Santana y Stevie Ray Vaughan. Asimismo, su guitarrista y líder Mato Nanji es un guitarrista de blues como no se escucha en la radio hace rato, haciendo honor a los nombres mencionados anteriormente.  Inmediatamente nace la pregunta: ¿Y entonces por qué no los conocemos? Bueno, nunca es tarde para recuperar el tiempo perdido.

“Time is coming” tiene canciones en clave de fusión de rock y blues a lo Stevie Ray Vaughan (aunque seguramente Clapton debe estar celoso por no haber compuesto Around the world). Quizás el tema menos tradicional es I’m telling you que acarrea el mejor desempeño de la banda, absolutamente extrovertida pero compacta. La guitarra principal de Mato Nanji es omnipresente: la escuchamos en solos, arreglos, firmes riffs, acompañando la melodía de la voz o respondiéndole. No hay enormes despliegues de virtuosismo, ya que ante tanta presencia (a veces demasiada) intenta dosificar los recursos lo mejor posible a lo largo del álbum. Quizás el tema donde este mejor  ubicado es Sun up, sun down, donde su buen gusto es la estrella de la épica canción. Y su mejor performance es en la genial Day by day, tomando la antorcha de Jimi Hendrix, y donde la banda demuestra (¡otra vez!) estar a la altura de cualquier grupo consagrado.

Cualquiera de sus intervenciones es siempre bienvenida. Este (su décimo disco de estudio) lo encuentra con más overdrive que de costumbre generando climas más oscuros, como en el pesado riff de Won’t be around no more (el otro momento cumbre del disco producto una enorme dinámica de grupo y una genial performance de batería). Pero no es solo destrezas instrumentales, hay también buenas canciones como la veloz You’re what I’m looking for o el blues con groove Something’s gotta change. Algunas canciones pueden parecer mellizas y hasta gemelas, pero es también parte del folclore de un género como el blues. Incluso puede ser que 13 temas de más de 5 minutos sean un exceso y no podamos mantener la atención plena todo el tiempo, pero al estar fusionado con el rock a la escuela de Stevie se abre el abanico de variedad tanto le permita el blues (con baladas como Time is coming), pero siempre la fórmula será la misma: ver qué vuelta instrumental se le puede dar a un formato tradicional sin alterarlo, estrofas cantadas seguidas de estrofas con frases de guitarras, solos después del segundo estribillo y muchos fade-outs porque la zapada jamás debe ser cercenada (incluso los muy obsesivos podrán encontrar algún pifie maquillado en So far gone, lo cual nos prueba lo espontáneo del disco). Pero no deja de ser un disco clásico de un género clásico, lo que lo vuelve una sólida elección que no decepciona.

El álbum revela una genial banda en un gran momento con un muy buen guitarrista que, si bien comete excesos de apariciones, posee buena intuición, buena voz, que en conjunto logran un producto a medida para que el rockero clásico disfrute. Y quizás, al saber que son de descendencia nativoamericana, pudiera despertarse algún prejuicio o incluso creer que la música pudiera tener un toque étnico... Pero no. El rock y el blues son así: transculturantes, globalizadores y unificadores. Si quedaba alguna duda, un buen blues se puede zapar con cualquiera.

 

30/11/2014

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas