Discos

NovedadesArchivo

Juan José Mosalini

Tango desde el Viejo Mundo

 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Juan José Mosalini

Acqua Records acaba de editar en Argentina dos grabaciones del bandoneonista Juan José Mosalini, ambas registradas originalmente en Europa, y que por ese motivo habían permanecido inéditas en nuestro país.

Radicado hace casi treinta años en París, Mosalini ofrece una de las mejores propuestas del tango actual, que sin perder la tradición ni padecer el desarraigo, se vale de su experiencia europea para enriquecer y los arreglos, versiones y composiciones propias.

El disco que mejor da cuenta de esto es “Ida y Vuelta”, que ya desde el título sugiere la bipolaridad argentino-europea en la música del bandoneonista. El CD es el registro del recital “Del barroco europeo a la música del Río de la Plata”, realizado en el Auditorio de Radio Saarbrucken (Alemania) el 13 de enero de 1994. Aquí, junto a la flauta de Enzo Gieco, hacen honor al título del recital, con una conjunción impecable de barroco europeo y tango.

La impronta avant-garde se da desde el inicio, con “Malda”, de Guillermo Thomas, en donde la flauta de Gieco toma la delantera. La sigue un tríptico de “impresiones de la puna” de Alberto Ginastera, en las cuales el bandoneón de Mosalini nos recuerda que, a pesar de la asociación directa con el tango, no deja de ser un instrumento folklórico europeo; que se complementa aquí con el folklore americano expresado por Gieco en la quena.

La propuesta logra que el barroco italiano de la “Sonata en La Mayor” de Francesco Maria Veracini, esté en medio de un “Che Bandoneón” de Troilo, y “Pedro y Pedro” de Piazzolla. Hay también lugar para composiciones propias. El solo de flauta “La promenade du chien” (El paseo del perro”), y el díptico “Ida y Vuelta”, de Mosalini.

El segundo de los discos editados recientemente por Acqua es también el más antiguo. Se trata de “La Bordona”, conformando un trío junto a Gustavo Beytelmann en piano y Patrice Caratini en contrabajo. Las grabaciones aquí incluidas datan de 1982 y 1983, y fueron realizadas en Francia.

Aquí el repertorio y la interpretación se ajustan al clasicismo tanguero, aquel que tuvo en la París de principios de siglo XX el visto bueno de los círculos culturales que en Buenos Aires no gozaba. Tangos como “El choclo” o “La cumparsita”, nos retrotraen a esa época de oro del tango, con una interpretación moderna, que hace universal el sentimiento del arrabal rioplatense.

10/04/2007

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas