Discos

NovedadesArchivo

Screaming Headless Torsos – Code Red

Una nueva década ganada

 

 

Por Julián Melone
julianyelotro@gmail.com

Sello: Torsos Partners. Género: Funk, Rock, Jazz. Temas: 11. Año: 2014. Integrantes: Freedom Bremner (voces), David Fiuczynski (guitarras), David Ginyard (bajo), Gene Lake, Skoota Warner (batería), Daniel Sadownick (percusión), James “Biscuit” Rose (coros).

El estreno de un disco de los Screaming Headless Torsos es un evento importante en sí mismo, ya que el grupo entra al estudio para grabar una placa cada 10 años. Además, es una de las bandas mas difíciles de clasificar gracias a la guía del inigualable David Fiuczynski y la eterna de libertad de hacer lo que tienen ganas de hacer, nunca alejándose del todo de la canción radial. Por lo tanto, cada vez que se presiona el botón play, estamos sujetos a un viaje con grooves  imposibles de predecir, donde nadie sabe que puede salir de la oscuridad para atacarnos en cualquier momento.

En este viaje en particular encontramos la faceta máspop del grupo hasta el momento, con flashes de su vieja escuela: un perfil mucho mas “light” con menos violencia y mas relax. De todas maneras hay momentos rockeros como Code Red, una violentísima y disonante pieza con una caribeña dinámica; o Fried Tongue, la pieza más rara de la placa, absolutamente inclasificable (haciendo mucho esfuerzo podríamos catalogarla como free-jazz, pero ¿con que etiquetamos esa agresiva interpretación vocal?) poblada de extraños cortes y aventuras microtonales con interludios de hermosos estribillos adornados con una mugrienta armonía. Y la plena libertad de hacer lo que quieren no termina ahí: en Wizard of Woo se dan el gusto de compartir con Bernie Worrell (Parliament-Funkadelic, Talking Heads) un funk-disco de cambios abruptos. Y en el momento más radial, encontramos a Brooce Swayne (estrella indiscutible del disco) quien se roba el protagonismo gracias a su pesado y vertiginoso groove, su constante y adictivo falsete y sus armonías extrañas pero pegadizas, en lo que puede ser un nuevo clásico de la banda.

Aún así, es un disco muchísimo menos arriesgado que lo que uno esperaría (exponencialmente potenciado gracias a lo largo de la espera). En su histórica contraposición de virtuosismo y simpleza en las canciones, queda claro que esta vez han elegido dejar de lado el protagonismo del despliegue técnico (si bien los cortes de Dead Christmas Trees hagan babear a más de un baterista) para dárselo a un elaborado minimalismo, con un funk mucho menos agresivo (rítmica y melódicamente) de lo que nos ofrecían antes. Aunque ambas características se encuentren en convivencia armónica en la deforme y mutante canción Running Black Water (con solo de bajo incluido), y la progresiva My Reasons for Silence que cierra el disco con riffs violentos y desordenados, envueltos en el caos matemáticamente controlado que los distingue. De todas maneras, los melancólicos de “la vieja etapa” rescatarán momentos como el breve y espiritual solo de guitarra en la sorpresivamente elemental Field of Light (melliza de la más funky With You).

Cada vez más adentro de la canción, los Torsos han disminuido decibeles y ferocidad, y su intrepidez se mudó a terrenos mas próximos a lo que concebimos como música convencional. De todas maneras, no se dejen engañar con esta afirmación, ya que puede resultar sumamente engañosa: hay que recordar que el primer disco fue editado hace 20 años (homónimo en 1995), y su sucesor hace 10 (homónimo, en 2005). Por ende, tal distancia entre trabajos, sumado a la libertad absoluta que se permiten a la hora de encarar la música, conllevan a un inevitable cambio en el resultado musical entre sus discos (más aún conociendo lo sinceros y espontáneos que son con lo que hacen).

“Code Red” es un buen trabajo que necesita más de una escucha. En esta etapa más “cancionera”, solo queda desentramar con auriculares capa tras capa de armonías enfermizas y melodías suaves, decoradas con efectos, grooves y arreglos para estudiar. En lo que sin duda será un disco polémico entre sus históricos fanáticos, y accesible para quienes los escuchen por primera vez, algo sigue quedando muy claro: Los Screaming Headless Torsos siguen siendo los únicos que hacen lo que hacen (y lo hacen muy bien). Bienvenidos sean.

19/3/2015

www.solesdigital.com.ar

 

Lo más visto de Discos
Hilda Lizarazu Mocheeba Tribalistas