Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
Cucurto: Populismo flojo y previsible
Washington Cucurto
 

 

Por Michel Nieva
powdered1988@hotmail.com

Libro: Hasta quitarle Panamá a los yanquis. Autor: Washington Cucurto. Editorial Emecé. 224 páginas. Año 2011.

Hasta quitarle Panamá a los yankis nos vuelve a presentar la fórmula narrativa y temática que ya identifica a casi todas las obras de Washington Cucurto: paraguayos o dominicanos erotómanos bailando cumbia, y viviendo las aventuras sexuales más disparatadas, siempre en el contexto de un barrio de Constitución caótico y marginal.  

La primera sección del libro, y de título homónimo a él, nos ofrece una serie de crónicas picarescas protagonizadas por Santiago Vega, repositor de Carrefour, quien se interna en un variopinto mundo de bailantas del cual el narrador, permanentemente, nos aclara que es real, tal como lo viven las clases populares, y tal como ningún otro escritor antes lo había descrito:

Ante sus ojos en este papelito, por única vez en las letras cultas de este país de esteticismo europeo, acá los tienen señores, mírenlos, espléndidos ejemplares de Patoruzitas con trenzas y nikes y remeras de Los Redondos(…) quince millones de pobres, setecientos en cada bailanta, en La Matanza, Lomas del Mirador, Fiorito, Morón, Lanús, y todo el Gran Buenos Aires…

Pero a pesar de que una de las puntas de lanza marketineras de Cucurto sea su supuesta “prosa plebeya”; y de que muchos autores –como Fabián Casas– digan sobre su obra que “a diferencia de los procedimientos de la gauchesca, acá es el auténtico gaucho el que se pone a cantar”, nadie, conozca Constitución o no, podrá dejar de advertir que sus mulatas caribeñas adictas al sexo y sus cantantes de cumbia paraguayos con guayaberas multicolores imitan más prejuiciosos estereotipos televisivos sobre el hedonismo de ciertos sectores populares, que a posibles personas de carne y hueso.

Y aunque muchas veces ese recurso de exageración sea deliberado y produzca obras notables, como su nouvelle Cosa de negros, su repetición ciega culmina en un populismo aburrido y previsible, siendo el caso de este volumen de cuentos. Pero si hay un mérito que, ciertamente, sea difícil negarle a Cucurto, quizá consista en haberse inscripto dentro de determinada tradición de la literatura argentina (de José Hernández a Borges, pasando por Verbitsky padre): la de apropiarse con voz culta de los marginados sin voz, inventándolos conjeturalmente.

La segunda sección de relatos es más heterogénea y entretenida. “Flores robadas o el escritor al que nadie lee”, dudoso homenaje al escritor menemista Jorge Asís, ofrece una historia libresca y delirante al estilo de Copi y de César Aira. El resto de los relatos de este apartado, con mayor o menor calidad, fluctúan en el mismo estilo; en un libro flojo, predecible, y para el olvido dentro de la interesante obra de Washington Cucurto.

9/2/2011

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular