Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
Anticipos del Bicentenario como Festival
Debates de Mayo - Nación, cultura y política
 

 

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

Libro: Debates de Mayo - Nación, cultura y política. Autor: José Nun (comp.) Editorial Gedisa. 317 páginas.

Una buena forma de transitar el estrecho sendero de las realizaciones que tanto necesita nuestro país, es elevando las miras y poniendo algunas metas a mediano plazo para ir perfilando el futuro. Teniendo en cuenta que quedan algo más de 4 años para el bicentenario de la Revolución de Mayo, José Nun —Secretario de Cultura de la Nación—, organizó una serie de mesas redondas, denominadas Debates de Mayo, con el objeto de abordar diferentes aspectos políticos y culturales de nuestro pasado. El libro es la compilación de las ponencias e intervenciones de las jornadas que se llevaron a cabo en el ámbito de la Biblioteca Nacional los días 19 y 20 de mayo de 2005.

“El Bicentenario como festival” es el título de la exposición de Nun en la apertura de las Jornadas, quien en la introducción del libro imagina la celebración “como un gran momento de entusiasmo colectivo, de efervescencia de la sociedad, que la hace revisar sus valores y normas, que le hace cuestionar lo que daba por descontado, que desrutiniza su cotidianidad y altera la mecánica de su reproducción”.

José Carlos Chiaramonte, Beatriz Bragoni, Marcela Ternavasio y Elías J. Palti se preguntan, en la primera parte del texto, sobre los verdaderos sucesos de 1810, cómo se construyó la memoria de lo ocurrido y por qué se eligió esa fecha para conmemorar el nacimiento de la nación. Jorge Myers desafía la tradición historiográfica al plantear que “Revolución de Mayo no marcó el nacimiento de la Nación Argentina, no marcó la consumación de un proyecto revolucionario previamente elaborado, y no marcó tampoco el momento del logro de la independencia”.

En la segunda parte se plantea la relación entre Proyecto nacional, democracia y nación. José Pablo Feinmann es contundente: "tenemos nación sin democracia en Mayo; nación sin democracia en la organización nacional roquista; proyecto nacional sin democracia en el primer peronismo; nación, nacionalismo ser nacional durante la Junta Militar, con negación absoluta de la democracia y los derechos humanos. O sea que hasta ahora podemos decir que la democracia y el proyecto nacional no se han llevado bien”; Eduardo Rinesi afirma que el proyecto nacional debe construirse a partir del fortalecimiento de un Estado popular y democrático.

A continuación se indaga sobre la celebración del primer Centenario. Natalio R. Botana toma “El arco republicano” alude a aquella “nación próspera” y a la “visión soberbia” oficial, y sostiene que el Centenario dio lugar a un “debate multifacético” con un rol importante de la UCR. Margarita Gutman aborda la relación entre las ideas, la sociedad, el espacio urbano y las representaciones visuales; rescata varios dibujos anticipatorios de la ciudad futura en revistas como Caras y Caretas, PBT, La vida Moderna, Fray Mocho o El Hogar que muestran una visión del futuro altamente tecnificado, muy optimista y con una sólida confianza en el porvenir. Fernando J. Devoto no sólo rememora los actos oficiales —la Exposición Universal del Centenario o la Exposición Internacional de Argentina— sino que recuerda la lucha de los anarquistas por la derogación de la Ley de Residencia, como por ejemplo la huelga general del 18 de julio, día que llegaba al país la Infanta Isabel del España. Completan esta sección Hilda Sabato y Lilia Ana Bertoni.

El sentido de la fiesta, la problemática de los símbolos nacionales y sus significaciones son los temas que se abordan en la cuarta parte que partió de un texto presentado por el investigador Alejandro Grimson –realizado en colaboración con Mirta Amati- que analizó los festejos del 25 de Mayo a lo largo de la historia, con especial énfasis en la apropiación de los símbolos nacionales por parte de la dictadura militar. Pablo Alabarces focaliza en lo popular para pensar nuevas formas de la democracia y cierra este capítulo Horacio González.

Por último Maristella Svampa y Inés M. Pousadela se preguntan por el lugar que ocupan la Nación y el Estado ante la globalización.

La propuesta de Nun

El secretario de Cultura de la Nación imagina la celebración del 2010 “como un gran momento de entusiasmo colectivo, de efervescencia de la sociedad, que la hace revisar sus valores y normas, que le hace cuestionar lo que daba por descontado, que desrutiniza su cotidianidad y altera la mecánica de su reproducción”.

Seguidamente toca el tema del proyecto nacional —término que para él no tiene un contenido unívoco—, y define tres ejes para su abordaje: el principio de autonomía, entendido como el mayor grado posible de autodeterminación alcanzable en cada coyuntura; la unidad territorial, económica y social del país, sin que esto suponga homogeneidad, y la identidad cultural definida como la concientización de la población, respetando la diversidad cultural y en un marco solidario.

Para el Secretario de Cultura de La Nación la construcción del Bicentenario se basa en tres pilares: la realización de obras como escuelas, teatros, restauración de monumentos históricos el desarrollo de la infraestructura productiva del país; la fijación de metas vinculadas a la reindustrialización del país, a la reforma fiscal, a la reforma política, a la reforma judicial y la creación de conciencia en la ciudadanía acerca de la importancia del Bicentenario como un horizonte común que le dé un sentido unificador a las obras y metas que se deben emprender de inmediato.

La respuesta que imagina Nun para quienes, en el 2010, pregunten por el proyecto nacional es a siguiente: "Este día de fiesta es un día de celebración de nuestra independencia, de todas las cosas buenas hechas en el siglo que pasó y, sobre todo, del proyecto nacional que se ha venido desplegando en estos últimos cinco años". Este es el proyecto nacional: las escuelas, la justicia social, la prosperidad económica, el respecto a los derechos humanos, la concientización y la identidad nacional de toda la población, la disminución de la desigualdad, la consolidación de la democracia, todo esto es el proyecto nacional.

18/12/2005

Notas relacionadas:

"Seguridad y Ciudadanía", de Gabriel Kessler

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular