Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
Ideas, acciones y compromiso político
Jorge Bolívar
 

 

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

Libro: Estrategia y juegos de dominación. De Marx y Lenin a Perón y Hannah Arendt. Autor: Jorge Bolívar. Editorial: Catálogos. Año 2008 (dos tomos).

Para comprender en profundidad los sucesos políticos y su evolución histórica, en los que indefectiblemente se entrelazan las intenciones (ideas) y las acciones (estrategias), Bolívar escribe un ensayo en el que se van conjugando diversas disciplinas. El texto se estructura desde la reflexión filosófica, desde el profundo conocimiento histórico, desde la erudición socio-antropológica y desde el compromiso político.

Transita por la novela y la poesía; utiliza testimonios orales, fuentes periodísticas y también recurre a sus propias experiencias. Totalmente alejado de los tradicionales enfoques cientificistasespecialmente del neopositivismo lógico—supera el problema de la necesaria objetividad científica realizando un trabajo honesto y no sectario, haciendo uso de mucha información, desde la perspectiva de un pensarsituado y autocentrado.

Desde el inicio de este libro, el autor decide desafiar la pereza mental y la especulación teórica que predominan en buena parte de la producción de los intelectuales argentinos, especialmente de aquellos que pretenden interpretar el acontecer político. Muestra su preocupación al advertir que, en los ámbitos académicos, se sigue formando a los jóvenes en el paradigma de la historia de las ideas europeas sin prestar ninguna atención a las prácticas que se realizan en su nombre y mostrando un menosprecio por los juegos tácticos-estratégicos que las materializan en políticas de dominación.

Para el autor los grandes textos sesentistas, enmarcados en la dinámica de la guerra fría, no sólo postulan un enfrentamiento maniqueo, sino que en ellos “se huele un aire de eternidad”. De un modo claro y contundente se afirma que “El mundo está haciéndose continuamente de nuevo. No está hecho para siempre, por ello, la acción política, dentro o fuera del Estado, requiere un saber que valore las categorías filosóficas que ayudan a interpretar contradicciones fundamentales del desarrollo histórico, pero no exagera el poder de éstas y, mucho menos, se rinde a ellas como si fueran leyes divinas inmutables”.

Es precisamente esta cristalización de las categorías de análisis el principal impedimento para el desarrollo de un pensamiento crítico, situado en la realidad argentina y latinoamericana del siglo XXI. Existen sobrados ejemplos de que mientras los pueblos latinoamericanos se perfilan como sujetos singulares en su lucha contra la dependencia, los intelectuales, mentalmente colonizados utilizan marcos de referencia, teorías, métodos y categorías que, aunque gozando de prestigio internacional, no son capaces de explicar e interpretar correctamente los procesos políticos, sociales, económicos o culturales que se observan.

Para Jorge Bolívar, las pretensiones de imparcialidad y neutralidad valorativa de toda la ciencia, que postulan los centros del poder intelectual, pueden interpretarse como mecanismos de dominación para legitimar su propia visión.

En el primer tomo se examinan los conceptos de ideología, estrategia y conducción; se indaga sobre las principales concepciones económicas y políticas del siglo pasado: el liberalismo, el marxismo, fascismo, el nacionalismo y el anarquismo, desde la perspectiva de las estrategias y juegos del poder y no sólo desde sus postulados teóricos. Al mismo tiempo, se sintetizan los más importantes acontecimientos histórico-culturales internacionales que van desde el ascenso de la burguesía, pasando por la construcción de la sociedad de masas, la cuestión judía, la aparición del Tercer Mundo y los procesos de descolonización hasta el “choque de civilizaciones” y la guerra de Irak.

En el segundo tomo de este valioso ensayo se aborda el pensamiento de Perón en sus tres registros: el doctrinario, el político y el estratégico, y se avanza hacia el accionar del justicialismo como estructura partidaria. Por primera vez se efectúa un análisis sistemático de textos muchas veces citados, pero pocas veces leídos y casi nunca estudiados: “La Comunidad Organizada, Conducción Política, Doctrina Peronista”, “Política y Estrategia” y “El Modelo Argentino para el Proyecto Nacional”.

Con mucha agudeza el autor sintetiza: “En la tarea de crear una conciencia social amplia y singular, pero distinta a la producidas por las ideologías europeas, Perón hipotecó su vida y su poder. Esa lucha cultural fue una de las razones que más complicaron la gobernabilidad peronista…” Es que el creador del justicialismo nunca creyó en el pensamiento único para presidir y conducir la evolución hacia el universalismo.

Si bien la paleta utilizada por Bolívar para pintar el clima de la época peronista incluye todos los colores —desde los más intensos y claros hasta los más oscuros y apagados— lo más interesante es la pericia que demuestra en el manejo de los grises. Esos grises que, en última instancia son los que explican las estrategias de poder, y que suelen obviarse en las películas históricas o testimoniales que buscan el éxito de taquilla; que nunca aparecen en los libros de “memorias” tendientes a justificar el accionar de los protagonistas de los acontecimientos relatados y que también se disimulan en los textos de las ciencias sociales que pretenden disimular su alto contenido político.

El autor se identifica claramente como peronista, y desde este posicionamiento realiza valientes señalamientos autocríticos. Marca como errores históricos del peronismo el intento cultural de imponer una doctrina partidaria como doctrina nacional; el enfrentamiento con la Iglesia Católica, el mal manejo de los medios de comunicación, el haber permitido que la Reforma Constitucional de 1949 terminara siendo una reforma justicialista y la afiliación obligatoria de los empleados públicos.

El libro presenta dos apéndices sustanciales en los que se aborda el tema de la violencia. En el primero: Perón y las “Tres A”. El campo de juego de lo político y el campo de juego de la guerra en la década de los setenta, caracteriza a los ‘70 como un tiempo en el que se cruzaron dos concepciones estratégicas opuestas que produjeron un “vacío de poder.” Bolívar comienza su examen citando un artículo de Hugo Gambini publicado en el diario La Nación en el 2007, en el que se acusa a Perón como creador de las Tres A; analiza en profundidad el texto de Marcelo Larraquy sobre José López Rega, y demuestra claramente que el General, no sólo no alentó el accionar de este grupo, sino que públicamente desautorizó la utilización de la violencia para-estatal en el combate contra la subversión.

En el segundo, La violencia de los años setenta. Las estrategias entre la “creación de verdad” y la “construcción de poder”, sin rencores ni concesiones, parte de la mitificada “masacre de Ezeiza” —en la que murieron 13 personas—, interpreta el accionar del PRT-ERP y muestra la cruda lucha por la herencia de Perón que los Montoneros instalaron en el seno de la política argentina.

El análisis riguroso y desprejuiciado de las sabidurías “universales” confrontadas con el pensamiento y el accionar de quienes condujeron diferentes procesos de liberación nacional en el denominado Tercer Mundo —especialmente Juan Domingo Perón—, hacen de este libro una herramienta imprescindible para la interpretación de los triunfos y derrotas del pasado reciente de la historia argentina y explica algunos de nuestros dramas presentes.

3/4/2008

Notas relacionadas:

"Historia de las ideas en la Argentina", de Oscar Terán

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular