Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
El reacomodamiento de la izquierda europea
Multitud - Negri y Hardt
 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Libro: Multitud. Guerra y democracia en la era del Imperio. Autores: Michael Hardt y Antonio Negri. Editorial Sudamericana. Sello: Debate. 461 páginas.

Con su anterior volumen, “Imperio”, Michael Hardt y Antonio Negri pasaron a estar en el centro del debate intelectual europeo y mundial, gracias a su análisis socio-político de la actualidad que continúa la tradición foucaultiana, en este caso para de no identificar al imperialismo sólo con un Estado–Nación (los Estados Unidos), sino con una red de relaciones de poder más compleja y abarcativa.

Este nuevo libro viene a completar el panorama, para agregar al análisis el conjunto social llamado a resistir contra el autoritarismo del Imperio: la multitud. Un concepto algo impreciso y acomodaticio, que aparte de constituirse por trabajadores y distintos sectores subalternos, puede incluir para los autores al Frente Zapatista de Liberación Nacional, a los palestinos que resisten la ocupación israelí a fuerza de piedras, al pueblo iraquí, a ecologistas, feministas, gays y minorías étnicas de los países desarrollados, a los “globofóbicos”, y a todo tipo de movimientos sociopolíticos.

La escena posmoderna que plantean los autores presenta un estado de guerra permanente, donde un Imperio autoritario ejerce su poder ya sea en acciones policiales de alta intensidad (en los países centrales) o en similares acciones militares de baja intensidad (como sucede en Irak). Acciones dirigidas a oprimir a la multitud, que será el sujeto social llamado a realizar la democratización radical de la sociedad en la que vivimos.

Atrás han quedado los conceptos del marxismo clásico como clase, lucha de clases, etc. Los autores revisan el rol que le asignó tradicionalmente la izquierda a los obreros y campesinos, y trazan un programa revolucionario que tiene esa multitud ideal como sujeto del cambio. La descripción y el diagnóstico que hacen del orden mundial actual es de gran valor, pero la necesidad que tienen como intelectuales de izquierda de quedar del bando “correcto” (es decir, el de los oprimidos) condiciona su concepto de multitud.

Vale recordar que Hardt como inglés, y Negri como italiano, pertenecen a países cuyos gobiernos se identifican en forma directa al Imperio y sus prácticas. Trazar la línea demarcatoria por la clase, la raza/etnia, la riqueza, o más generalmente por el clásico eje “Norte-Sur”, dejaría fuera de lugar a los intelectuales europeos y norteamericanos bienintencionados que se solidarizan son el sufrimiento de los países más pobres y oprimidos. Solamente podrían adoptar el rol de observadores frente a un conflicto que no los tiene como protagonistas.

El concepto de multitud logra así incluirlos como protagonistas del proyecto democratizador. Esta potencialidad se apoya para los autores en el modelo de redes globales de resistencia, y tanto vale para el caso un mensaje en la red a cargo de ecologistas o el subcomandante Marcos, como un piedrazo a un tanque norteamericano o israelí en Medio Oriente.

A la hora de resistir al Imperio, están (estamos) unidos tanto los oprimidos del Tercer Mundo, como las conciencias bien pensantes del Occidente posmoderno. Queda entonces por preguntarse si eso último es una descripción de lo que realmente sucede, o una expresión de deseo poco probable.

17/12/2004

Notas relacionadas:

"Políticas de Comunicación y Educación", de Francisco Sierra Caballero

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular