Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
Orientalismo: un vicio que sigue vigente
Orientalismo
 

 

Por Mariano García
@solesdigital

Libro: Extraño oriente. Autor: Ziauddin Sardar. Editorial Gedisa. 218 páginas.

Con este libro, Ziauddin Sardar apunta su filosa crítica a una disciplina que en occidente lleva siglos de existencia y vigencia: el orientalismo (tal el título original en inglés, “Orientalism”).

En orientalismo no es otra cosa que la imagen occidental de “Oriente”, surgida en las primeras confrontaciones entre cristianos y musulmanes (sobre todo, a partir de que la expansión islámica tocara las puertas de las fronteras europeas); que se desarrolló luego con las Cruzadas a lo largo de toda la Edad Media, y fue retomada y ampliada por el Renacimiento, la Ilustración y la época colonial (con el nacimiento de la antropología), hasta llegar al presente en múltiples y diversas formas.

El orientalismo se caracteriza, según Sardar, por presentar “un mundo en el que la realidad se percibe, se expresa y se experimenta de formas diferentes, unas formas que marcan una línea divisoria de comprensión mutua defectuosa”. No ha de sorprender lo extensivo que se ha vuelto esta forma de explicar el mundo. En su minuciosa crítica al orientalismo, el autor demuestra que pese a que el proyecto del orientalismo ha superado con creces se “fecha de caducidad”, está colonizando nuevos territorios.

Sardar explica como a lo largo de su prolongada existencia, ese “Oriente” que queda detrás de la línea de frontera de la civilización, ha cambiado de rostro: pueden ser árabes, chinos, indios (o todos juntos), africanos posteriormente, y ya en el siglo XX rusos o comunistas. No quedó fuera de esta demarcación la experiencia de la conquista de América y la posterior conformación de los flamantes estados independientes, desde la expansión norteamericana hacia el Oeste (mito fundacional de aquella nación) hasta el “Facundo, Civilización o Barbarie” de Sarmiento y la Campaña al Desierto de Roca, en estas latitudes (que el autor no menciona, pero uno puede encontrar los paralelos, como expusimos en “Alí Bey, un precursor de Mansilla”).

Siguiendo con su método de tomar textos de la cultura occidental como indicadores de formas dominantes de pensamiento, Sardar realiza una profunda y demoledora refutación de los argumentos del orientalismo. Desde los viajes de Marco Polo hasta el cine de Hollywood, de Madame Butterfly a los westerns, o la literatura de la época colonial y post colonial. En todos ellos, Sardar encuentra las mismas huellas de una mirada exotista, mistificada y racista de lo que queda al otro lado de la línea demarcatoria de la “civilización occidental cristiana”.

Para dar crédito a la afirmación del autor, de que el orientalismo todavía se extiende hacia nuevas fronteras, nada mejor que recordar que las cruzadas comenzaron como una campaña de difamación de la Iglesia católica hacia el Islam, y que dicha campaña de desinformación que dio origen al orientalismo fue continuada por una extraordinaria expansión política, militar y geopolítica, hasta expulsar al Islam de Europa en 1492. Cualquier similitud con las modernas guerras “contra el terrorismo” de Bush y sus compañía, con su notable arsenal de falsa propaganda, no es de ninguna manera pura coincidencia (para saber más sobre la desinformación en la guerra de Irak, ver el libro de I. Ramonet “Irak, historia de un desastre”).

El libro apunta a desterrar de una vez por todas la idea de superioridad que Occidente ha forjado de sí mismo por oposición a las demás culturas. Una idea tan falaz como poderosa, que fue aceptada (¿inconscientemente?) incluso por los críticos más reconocidos del orientalismo, tal el caso de Edward Said. A revisar los conceptos de Said se dedica una buena parte del libro, por la importancia que ha tenido este autor palestino en Occidente. En la crítica de Sardar, podemos confirmar algo que afirmamos en Soles Digital en ocasión del disco “West-Eastern Divan Orchestra”, proyecto en conjunto de Said y el director Daniel Barenboim, que “para Said solo existe una cultura, la alta cultura europea”.

Tan perjudicial como real es el legado del orientalismo en la cultural occidental, que libros como éste son obligatorios para terminar de desterrar algo que no es más que una forma prejuiciosa y racista de pensar sobre los otros.

24/11/2005

Notas relacionadas:

"¿Por qué la gente odia Estados Unidos?", de Z. Sardar y M. Wyn Davies.

"Buscando desesperadamente el paraíso", de Ziauddin Sardar

"Un mundo desaparecido", de Chris Lowney.

"Irak, historia de un desastre", de Juan Ignacio Ramonet

"Islam y Occidente" (AA.VV)

"El libro de la sabiduría de Oriente", de Gilbert Sinoué

Daniel Barenboim / E. Said: West-Eastern Divan Orchestra

Alí Bey, un precursor de Mansilla

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular