Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
El nuevo peronismo: Líderes sin partido
 

 

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

Libro: Los tres peronismos. Estado y poder económico. Autor: Ricardo Sidicaro. Editorial: Siglo Veintiuno. Buenos Aires, 2010, 287 páginas.

En la reedición de “Los tres peronismos. Estado y poder económico”, Ricardo Sidicaro suma a su investigación sobre las relaciones entre los gobiernos peronistas (1946-55, 1973-76 y 1989-99) y los principales actores políticos, económicos y sociales, un epílogo destinado al análisis de los aspectos más sustanciales del gobierno de Néstor Kirchner, empleando categorías de análisis similares a las utilizadas con anterioridad.

Para comprender la compleja realidad argentina, es necesario sustraerse de la dinámica de las noticias periodísticas y del pseudo debate ideológico. La lectura de este libro permite tener una perspectiva estrictamente sociológica: analiza y compara los cambios producidos durante el primer peronismo que dio solidez a los aparatos estatales y protagonismo a los trabajadores; las mutaciones —o, en términos de Perón “la actualización doctrinaria”— del peronismo de los ’70 en que “la totalidad de los sectores patronales se movilizó contra la política económico-social y alentó el golpe militar” y cómo, durante el gobierno de Carlos Menen, la asignación de los premios y castigos quedó en manos del mercado, “mientras que la soberanía política de un amplio conjunto de sectores populares era trocada por la combinación entre patrones, brokers y asistidos”.

En esta nueva edición, Sidicaro evalúa los 16 meses del gobierno de Eduardo Duhalde como una consecuencia de las relaciones de fuerza entre actores socioeconómicos y aparatos estatales, configurados durante el menemismo —beneficiados con la salida del sistema de convertibilidad mediante la devaluación— y sostiene que los estrategas del kirchnerismo no vieron la necesidad de la reconstrucción de los mecanismos burocrático-institucionales del Estado para el cumplimiento de las leyes.

Según el autor, Néstor Kirchner implementó una forma de “gobierno de líder sin partido” en la que no hubo mucho lugar para la participación del poder legislativo ni habilitó espacios de opinión destinados a implementar pactos sociales. El principal factor de crecimiento económico fue la producción agropecuaria y todas las grandes entidades patronales apoyaron las negociaciones para el canje de la deuda externa. Los sindicatos no tuvieron mayor incidencia en las políticas públicas pero se ampliaron las influencias de las redes de patrones y “brokers” que, a través de los planes asistenciales, buscaron solucionar las necesidades más acuciantes.

En el análisis se reconoce que, en un primer momento, se dio cierta transversalidad, pero afirma que el principal sostén de la gestión provino de lo que se denomina “la confederación de partidos justicialistas provinciales.” Si bien se reconoce que, ante la fragmentación social heredada, se obtuvieron  importantes niveles de aceptación social hasta el final del mandato, “en la práctica se mantuvo la ausencia de interconexiones doctrinarias susceptibles de formar un imaginario común” que desconcertó a la oposición.

Como conclusión Sidicaro sostiene que al no lograr instalar un gran relato político, el “gobierno de líder sin partido” asumió como principal éxito las tasas de crecimiento económico registradas durante su mandato.

Si bien entre 2003 y 2007 Néstor Kirchner evidenció nuevamente la inmensa ductilidad en las formas de gobierno del Partido Justicialista, el autor considera que ya no es posible hablar de un cuarto peronismo porque se agotó la articulación de los factores que hicieron posible gobernar dentro de esa experiencia histórica. No niega que existan muchos peronistas pero éstos ya no son portadores de los elementos materiales y simbólicos que daban cohesión a las representaciones colectivas; dejaron de ser una comunidad predominantemente fundada en valores para convertirse en una asociación movida por intereses personalistas.

Escrito sin apasionamientos, con una estricta rigurosidad científica y un enfoque claramente weberiano, “Los tres peronismos” es un texto que obliga al lector a no detenerse en los dramas; a despojarse de los prejuicios; a olvidarse de los héroes y mártires, y disponerse a estudiar el fenómeno político más complejo y apasionante de los últimos 65 años de historia argentina.

3/9/2010

Notas relacionadas:

Informe especial: El Peronismo

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular