Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
La imposibilidad de narrar el horror
Matadero Cinco - Kurt Vonnegut
 

 

Por Michel Emiliano Nieva
powdered1988@hotmail.com

Libro: Matadero Cinco o La cruzada de los niños. Autor: Kurt Vonnegut. Editorial Anagrama. 188 páginas. Año 2007.

Con motivo de homenaje al escritor norteamericano Kurt Vonnegut, recientemente fallecido, la Editorial Anagrama decidió reeditar su tour de force, una de las novelas más prodigiosas y originales dentro de la abundante marea de obras acerca de la Segunda Guerra Mundial.

El radical impacto de Matadero Cinco consistió principalmente, al momento de su publicación, no en la experimentación técnica sino la indagación de un evento especialmente controvertido: el bombardeo a la ciudad alemana de Dresde, ataque en el que, se especula debido a la falta de información, murieron más civiles aún que en Hiroshima y Nagasaki. La poca claridad en torno a este genocidio, al menos en la época en la que Vonnegut escribió el libro, se debió a una política de encubrimiento del gobierno de Estados Unidos para evitar mala prensa, ya que Dresde no era un enclave de almacenamiento bélico durante la guerra sino una ciudad civil, y militarmente el bombardeo resultó innecesario.

Esta es una de las obras más autobiográficas de Vonnegut, sobre todo teniendo en cuenta que el novelista formó parte del ejército norteamericano y experimentó como prisionero de guerra el bombardeo a Dresde. Este dato resulta esencial a la hora de leer el libro para no caer en el menosprecio de la crudeza y el horror relatados, como si fueran conjeturas superfluas de la imaginación del autor y no hechos reales. Este posible descrédito orbita de alguna forma la obra, pues al narrador lo tildan permanentemente de nazi al querer revelar la verdad sobre el ataque norteamericano.

La novela narra la historia de un joven literato quien desea escribir sus vivencias como prisionero durante el bombardeo de Dresde desde hace años pero jamás lo logra, puesto que cuando comienza a recordar queda paralizado, y se le plantea el siguiente problema: ¿Cómo decir el horror?, o más bien: ¿Se puede mencionar el horror?.

Kurt Vonnegut

El protagonista llega a la conclusión de que un libro sobre la guerra no tiene sentido porque “no hay nada inteligente que decir sobre una matanza”, y en la sobresaliente cavilación sobre estos escollos filosóficos se siente la huella del implícito debate intelectual sostenido entre Adorno y Celan acerca de la posibilidad de la poesía luego del Holocausto.

El narrador de la historia se empeña en encontrarle un sentido al ridículo de la guerra para lograr escribirlo, aunque siempre con la conciencia de que no existe una distinción bueno-malo en la contienda. Esta revelación quizá sea la más provocativa de la obra, considerando la marcada tendencia patriótica de la época en la que fue publicada.

Una de las críticas más feroces a este respecto la traza Vonnegut cuando el protagonista mira una típica película estadounidense sobre la Segunda Guerra Mundial (los norteamericanos presentados como los héroes, los alemanes como villanos) aunque decide mirarla en reversa, donde la historia se presenta así: las balas salen de los cuerpos de los aliados hacia las metralletas de los nazis y parece que éstas fueran máquinas con las cuales se reviven soldados; posteriormente una explosión alemana de mayor a menor convierte unas ruinas en una próspera ciudad, y, gracias a esta feliz intervención nazi, los aviones aliados, volando hacia atrás, vuelven a sus países. En esta original y mordaz versión de la guerra, Vonnegut parecería indicar que la proclamación ficcional de los buenos o los malos siempre depende de quién y cómo cuente la historia. Por otro lado, Vonnegut compara y contrapone citas de la biblia con descripciones de la guerra en una suerte de reflexión acerca de la continuidad y unidad de sentidos en la cultura occidental que haría evocar, al lector contemporáneo, ciertas obras de León Ferrari.

En relación a los aspectos técnicos, Matadero Cinco presenta algunas propuestas interesantísimas. La novela que escribe el protagonista trata sobre un soldado llamado Billy Pilgrim, que posee la habilidad de viajar a través del tiempo y es raptado por extraterrestres del planeta Tralfamadore. Lo fascinante de la presentación de esta estrambótica sinopsis consiste en que aunque el narrador, mientras piensa cómo escribir su novela, nos devela absolutamente todos los datos (hasta incluso citando textualmente el inicio y el final) de la trama, luego cuando se presenta su obra, ya despojada totalmente de cualquier intriga, el lector sin embargo se asombra ante la maestría de su composición y el efecto que causa la repetición anticipada de los fragmentos.

Kurt VonnegutLa concepción del tiempo en la obra que escribe el protagonista es faulkneriana: se sabe lo que fue, es y será, y el narrador presenta paulatinamente y a su antojo retazos de la historia sin una cronología lineal. La diferencia con Faulkner consiste en que se utiliza un recurso fantástico para explicar las diacronías: Billy Pilgrim, el protagonista de la novela dentro de la novela, posee la capacidad de conocer el pasado y el futuro, y he ahí la razón de los movimientos espacio-temporales. Esta quizá sea, a grandes rasgos, la estructura de la obra de Vonnegut, pero la cantidad de sutilezas lingüísticas e innovaciones de composición se vuelven imposibles de resumir en una pequeña noticia. Posiblemente la única manera de medir y comprender la magnitud de la prosa de Vonnegut sea analizando su enorme influencia en las literaturas contemporáneas.

Además de que la reedición de Matadero Cinco resulta un acontecimiento singular para el lector castellano, no resulta menor pensar, como en cualquier época, que el pasado sirve de piedra angular para entender o criticar el presente, su importancia a la hora de analizar las guerras actuales y no solo la intervención de Estados Unidos y los imperios en estas, sino la manera en la que los medios de comunicación los presentan.

3/4/2008

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular