Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D

Buenos Aires Jazz 2012

Jazz surcando el Plata

Por Matías Martínez
Fotos: Mecha Frías (mechafrias@gmail.com)
http://www.flickr.com/photos/mechafrias


Juan Cruz de Urquiza Noneto

Una vez más el Festival Internacional Buenos Aires Jazz 2012 demostró que la coexistencia entre tradición y vanguardia es lo que alimenta al espíritu de este festival que ofrece disfrutar el jazz en sus múltiples variantes, gratis o con entradas accesibles.

Con artistas de la talla de Daniel "Pipi" Piazzolla, Javier Malosetti, Oscar Giunta, Juan Cruz de Urquiza; y los internacionales Tom Harrel, Ralph Towner, Marc Ducret y Kirk Lightsey, entre otros. La agenda cultural porteña cerró el año con una puesta de sobrada calidad.

Fueron ocho los espacios destinados a los conciertos y clínicas que se desarrollaron: Centro Cultural Recoleta, Anfiteatro del Parque Centenario, Teatro Regio, La Trastienda Club, Notorious, Café Vinilo, Espacio Cultural Carlos Gardel y la Usina del Arte.

En la terraza del Centro Cultural Recoleta se presentó el Ensamble Real Book Argentina, proyecto comandado por el pianista y compositor Esteban Sehinkman, quien finalizado el show habló con Soles Digital.

"Contar con un festival como éste me parece un hecho cultural importante y habla del interés de mucha gente por escuchar cosas nuevas. Hay un crecimiento proporcional de la cantidad de músicos y del público, y el festival impulsa a poner el género en un terreno más popular que tal vez no es lo que sucede habitualmente en un club de jazz."

"La aparición de ésta "generación dorada" de músicos es bueno para todos. La música instrumental tiene una mayor visibilidad desde la aparición de Scalandrum. A su vez, artistas como Malosetti y el mismo Adrián Iaies han tenido más llegada al público. Hoy nosotros interpretamos piezas que no son del jazz clásico, sino que tienen más que ver con el entorno y con la coyuntura histórica, geográfica, política y estilística. Nuestro repertorio toma samples estilísticos de lo que es el libro. Hay un cantor porque hay letras, hay temas con aires folklóricos porque hay chacarera, hay cosas del tango porque hay milongas, y también hay cosas más rockeras. La idea del ensamble es poder reflejar esa variedad estilística. Ese es un poco el dogma para el cual trabajamos."

La tarde del sábado puso bajo un sol radiante al Trío Fraga-Motta-Giunta, que aprovechó la ocasión para presentar su último trabajo: Swing Summit. Así, interpretaron temas propios y obras de Gershwin, Duke Ellington, Cole Porter y Charlie Parker entre otros. Finalizada su performance, charlamos con Manuel Fraga, pianista y líder del trío:

-Se sintió una atmósfera relajada entre el público, hasta divertida y lejos de la solemnidad que suele envolver al jazz. ¿Te generó esa sensación?

– Totalmente. Es que no tendría que ser así, ninguna música debería ser solemne. El mismo Wolfgang Amadeus Mozart pedía que aplaudieran durante la obra y no que esperaran a que terminase los cuatro movimientos. Todavía hay colegas que prefieren sólo interpretar sus obras y no generar un vínculo con el público. En cambio uno trata de hablar, contar cosas un tanto humorísticas como una forma de hacer algo que me ayude a vencer y romper el hielo.

-¿Crees que hay una nueva camada de músicos de jazz que lo viven de esa manera?

– Sí,  y está muy bueno que así sea. Recién lo hablaba con alguien y nos preguntábamos: “¿en qué momento el jazz se volvió algo para una elite?” Si el jazz nació en los burdeles de los puertos para los trabajadores. En aquella época era la música popular, era el rock de hoy. Louis Armstrong estuvo una semana por encima de los Beatles en los charts de los Estados Unidos. Después de eso se pagó el precio de la "intelectualidad". Creo que hoy está volviendo aquello y se siente en la afluencia de público y su respuesta.

-¿Qué significa editar un disco en éstas épocas, y más dentro de este género?

– Uno lo hace más por amor que por otra cosa. Si uno pone como primer objetivo lo económico, pierde. Pero creo que la recompensa tarde o temprano llega, porque uno busca comunicarse con la gente. El arte es comunicación. La música es comunicación.

La programación estuvo dividida en diferentes secciones: Conciertos internacionales, Cruces, Aire Libre, Jazzología, Jazz y Cine, El Aula, Proyectos especiales, y La Jam. Cabe destacar la masiva concurrencia de público que se acercó a las distintas propuestas, superando ampliamente la de anteriores ediciones. Se calcula que más de 70.000 personas se hicieron presente a lo largo de los seis días demostrando el interés del público porteño por este género musical.

Para la última jornada, el cierre estuvo a cargo de Javier Malosetti Quinteto. Como antesala se presentó Juan Cruz de Urquiza y su Noneto que presentaron "Indómita Luz", un disco basado en la obra de Charly García.

De Urquiza, eximio y avezado trompetista, reconoció la gran recepción que hubo en el público para con un trabajo que definitivamente abre el juego dentro del género.

“La respuesta de la gente fue increíble. Fue emocionante poder tocar estos temas porque yo nací con esta música a pesar de haber elegido el jazz como medio de expresión. Charly fue siempre una gran referencia artística para mí y poder tocar su música en este contexto me reconforta muchísimo”.

-¿Sentís que gestos como éste acercan a la gente más hacia el jazz?
– Sí, pienso que son puntos de contacto. Influye mucho el hecho de que hoy participe Javier [Malosetti]. Él es un poco el responsable de haber conectado la cuestión debido a ese bagaje rockero que él tiene.

-¿Cómo viste el festival y cómo pensás que puede repercutir en la escena jazzística?

– Como se llevaron a cabo muchos shows en espacios abiertos y gratuitos, hay mucha gente que asistió al festival que no nos viene a escuchar a los reductos, o clubes de jazz, entonces es muy importante que el público tenga la oportunidad de acercarse y  venir a conocer. Uno de los puntos a vencer por nuestra música es la falta de difusión. Por eso que la gente pueda ver un concierto así en un feriado, de forma gratuita, es una manera de acercarse  y seguir conociendo esta música.

El joven pianista Hernán Jacinto, que no sólo acompañó a Malosetti en el cierre del festival, sino que también se presentó con su propio Quinteto, compartió sus impresiones con nosotros:

– Fue maravillosos y hay que destacar la participación de artistas como Tom Harrell, Guillermo Klein o Adam Cruz, entre tantos, ya que son figuras destacadísimas en el plano internacional.

– La respuesta del público fue muy fuerte... abrumadora por momentos. Hubo mucho respeto y pasión al mismo tiempo. Al menos eso fue lo que sentí desde el escenario. Veo que la escena del jazz en Buenos Aires crece día a día con una cantidad importante de propuestas originales y músicos jóvenes y sorprendentes. Es muy importante que se incentiven éstos eventos. Mi acercamiento al jazz tuvo que ver con la suerte de haber podido asistir, desde muy pequeño, a varios festivales internacionales y así tener un panorama muy amplio de lo que estaba ocurriendo en el mundo.

Galería de Fotos

 

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour