Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D
Siete días para apreciar el genio de Chucho Valdés

Texto y Fotos: Mariano García
@solesdigital

Chucho Valdes

Que el talentoso pianista cubano Jesús “Chucho” Valdés es uno de los músicos más versátiles de la actualidad (y de los últimos 30 años, si se quiere), es algo que puede afirmarse sin temor a exagerar. Desde su formación clásica en la infancia, ha sabido traspasar las barreras del academicismo para convertirse en uno de los patriarcas del jazz latino. En los ’70, hizo de Cuba uno de los epicentros de la música afroamericana, al fundar y dirigir la legendaria agrupación Irakere, que sintetizó magistralmente el jazz fusión eléctrico con el folklore de la isla. Además, sus calidad como concertista de cámara es reconocida al punto que la prestigiosa marca de pianos Steinway lo eligió para dar el concierto de su 150º aniversario.

No importa aquí seguir profundizando en su biografía, la cual llena páginas y más páginas si se quiere hacer completa. Lo interesante es que, en las últimas semanas, Buenos Aires pudo presenciar una excelente muestra de todo lo que este histórico pianista es capaz de ofrecer en la actualidad; con una variedad de propuestas asombrosa que a través del lenguaje del jazz, se corre hacia los “extremos” de la música clásica y la popular.

Valdés comenzó su serie de presentaciones en Buenos Aires con dos conciertos en el Teatro Colón, hecho de por sí histórico por ser la primera vez que la sala más prestigiosa de Latinoamérica lo recibía en su escenario. Su debut en el Colón fue de la manera indicada: el lunes 20 de octubre ofreció un concierto de solo piano, donde a la sobriedad de Gershwin y Chopin agregó standards de Thelonious Monk y composiciones propias. El cierre fue a puro folklore cubano, con “Guantanamera” y Manisero”, anticipando de algún modo lo que seguiría unos días después.

El jueves 23, Valdés se animó a romper un poco con las rigideces que suelen regir a las salas de música de cámara. Lo que se había anunciado como un concierto del pianista junto a la Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por el búlgaro Milen Nachev, terminó en una suerte de presentación del nuevo proyecto musical del cubano. Esta nueva idea que está ya presentó en Estados Unidos hace unos meses, consiste en devolverle al jazz latino sus raíces orquestales, para lograr una suerte de jazz latino sinfónico. Para ello, convocó al Colón a los jóvenes músicos que lo acompañan en su cuarteto de jazz: Lázaro Rivero Alarcón (contrabajo), Ramsés Rodríguez Barralt (batería) y Yaroldy Abreu Robles (percusión).

Chucho ValdesCon el combo de jazz al frente y la filarmónica como acompañamiento, Chucho se lanzó a esta arriesgada empresa musical, que lo tiene como nexo entre mundos que rara vez se relacionan. El resultado fue algo híbrido, por la sencilla razón de que si bien en él conviven todas estas influencias y géneros de manera casi natural –como se pudo apreciar en el primer concierto–, la conjunción no es tan directa al sumar un grupo de jazz y una orquesta sinfónica. Por lo tanto, si la ejecución de Valdés se inclinaba hacia lo orquestal (en las composiciones de Berlioz y Juárez, por ejemplo), sus compatriotas apenas acompañaban de fondo; y viceversa cuando la música tomaba color caribeño. A la facilidad de Valdés para interactuar con ambas secciones, debería habérsele sumado una mayor interacción entre los músicos de cámara y los de jazz. Pero con un solo ensayo previo, sería exigir demasiado. El solo hecho de poder haber presenciado la magistral “Misa Negra” en el Colón, y que sus percusiones y cantos yorubas hayan hecho enmudecer a toda la sala, es razón suficiente como para aplaudir de pie la propuesta.

El momento de para aflojar las ataduras que impone una sala como el Colón llegó finalmente el día lunes 27, con el recital en el teatro Opera. Sin el pesado respaldo de la Filamónica, los músicos de Chucho pudieron dejar fluir sus improvisaciones con su habitual naturalidad. Se sumó Mayra Caridad Valdés, hermana del pianista, y al material del nuevo disco “New Conceptions”, se sumaron canciones del excelente “Live at the Village Vanguard”.

El recorrido se completó en siete días. Desde el piano solo, pasando por la exuberancia sinfónica, para terminar en el potente quinteto de jazz latino. Toda una trayectoria brillante resumida de lunes a lunes. Más no se puede pedir.

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour