Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

El retorno de Los Fabulosos Cadillacs

“Vamos a bailar toda la noche”

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

Fotos: Mariano García
@solesdigital

La legendaria banda argentina, emblema del rock latinoamericano, regresó a los escenarios con multitudinarios conciertos que tuvieron sus comienzos en tierras americanas, y que luego se esparcirán alrededor de todo el mundo con la agraciada consigna de no dejar de cantar, bailar y saltar.

Allí por el año 1996, Los Fabulosos Cadillacs visitaban Guadalajara, y Vicentico invitaba al público a cantar una estrofa de la canción “El satánico Dr. Cadillac”. “No la conocen guachos”, se quejaba por ese entonces el cantante ante el repentino silencio de los oyentes. Doce años más tarde, ninguno de los presentes en la vuelta fabulosa en México se atrevería a no reconocer de memoria aquella canción, y es por eso que nadie se sorprendió de que las tierras aztecas hayan sido las elegidas para dar el puntapié inicial de la gira “Satánico Pop Tour”. Casualidad o no, las mismas tierras que hasta ahora habían sido testigo inconsciente del último concierto de la banda. El rápido agotamiento de entradas para el primer show en el Foro Sol del D.F., demostró que la elección no había sido equivocada.

Cinco shows en México, uno en Perú, y tres en Argentina, fueron celebrados para completar la primera parte de la gira de regreso, donde se pudo ver a una banda afianzada e intacta, y por sobre todas las cosas, feliz y contenta de estar una vez más arriba del escenario. Gabriel Fernández Capello (voz), Flavio Cianciarulo (bajo), Sergio Rotman (saxo), Mario Siperman (teclados), Fernando Ricciardi (batería) y Daniel Lozano (trompeta), junto a los músicos Hugo Lobo, Gustavo Martelli y Matías Brunel, ofrecieron festivos conciertos donde los hits fueron el número principal y la consigna terminó siendo muy clara: bailar, bailar y bailar.

Y bailar es lo que pide el cantante, cuando entabla relación con el público en el medio del extraño cover de Ian Dury “Wake up and make love with me”, luego de haber sonado la música de James Bond para marcar la subida al escenario de los músicos, interrumpida con el sonido de los vientos que avisan del comienzo de “El león”. Y desde el comienzo los viejos temas “Mi novia se cayó en un pozo ciego”, “Carmela” y “Estoy harto de verte con otros” obligan a los concurrentes a no dejar de moverse ni un segundo.

Algunos invitados rondaron las tablas durante la gira: Pablo Lescano, “el príncipe de la cumbia” como lo presentó Vicentico, fue sin dudas el más aclamado por todos, especialmente en el Estadio River Plate de Buenos Aires. Todo el mundo levantó sus manos ante el sonido de la cumbia villera que ahora resulta ser “Padre nuestro”. Mimi Maura también entregó una brillante actuación gracias a la dulce voz que sale de su boca, y que repasa las estrofas de “Vasos Vacíos” que supo mitificar Celia Cruz allá por el año 1988. Por último, el primer percusionista del grupo, Luciano Jr., también prestó sus manos en algunas canciones, pero muchos se quedaron con las ganas de escuchar “Belcha”.

Los Fabulosos Cadillacs

Conmovedora fue la excelente versión de “Siguiendo la luna”, donde varios dejaron escapar sus lágrimas, precediendo al momento homenaje de las nuevas noches cadillacs con el sonido de “Los condenaditos”, y la dedicatoria de todo lo que emprenda el grupo al entrañable percusionista fallecido en marzo pasado, Gerardo “Toto” Rotblat, el gran ausente de estas veladas. En cambio, por razones no tan claras, tampoco fueron de la partida en esta vuelta el guitarrista Ariel Minimal y el trombonista Fernando Albareda.

Luego todo fue festejo, alegría y diversión, a partir de memorables clásicos de todos los tiempos: “Mal bicho”, “Gitana”, “Carnaval toda la vida”, “Calaveras y diablitos”,  “Matador” y el cierre con “Yo no me sentaría en tu mesa”, entre muchos otros más. La fiesta estaba frente a todos y no quedaba otra más que acoplarse a la vuelta de la mejor manera posible. Algunos nostálgicos y fanáticos que rogaban por joyas menos conocidas, tuvieron su pequeño consuelo cuando se escucharon canciones como “Paquito” o “Muy, muy temprano”.

Poco se escuchó del nuevo disco, aquella excusa con la que Vicentico se obligaba a volver cada vez que alguien le preguntaba por el retorno fabuloso. Un disco cálido, aunque con pocas sorpresas, resultó ser igualmente el disparador de un show, que pese a no contar con todas sus canciones, obedeció a la misma consigna plasmada en la placa discográfica. Igualmente se extrañaron en los conciertos las típicas improvisaciones de Vicentico, infaltables en cada recital cadillac, como así también la constante búsqueda musical de la banda envuelta en una impactante y grata desprolijidad. Pero la consigna era seguir al pie de la letra los grandes hits, para conmemorar un concierto completamente efectivo, que mostró una banda intacta, muy firme, y por supuesto (y por sobre todas las cosas) unas canciones fantásticas e inoxidables.

La gira continúa en 2009, con una escapada a Europa y Estados Unidos, la vuelta a México, y seguramente también el retorno a tierras oriundas de los músicos. También está prometido un nuevo disco y a partir de allí se verá como sigue la historia de Los Fabulosos Cadillacs. Una historia tan rica en el pasado y firme en el presente, que ojalá tenga mucho aún por recorrer el futuro, algo que le haría muy bien a la salud de rock latinoamericano.

16/12/2008

Notas relacionadas:

Galería de fotos de Los Fabulosos Cadillacs

Vuelven Los Fabulosos Cadillacs

Los Fabulosos Cadillacs en el Planetario

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour