Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D

Trío Fattoruso en Niceto

La saga de los Fattoruso crece y se renueva

Por Mariano García
@solesdigital

El viernes 4 y sábado 5 de abril se presentó en Niceto Club el Trío Fattoruso, con una nueva formación que consolida a esta familia como la aristocracia musical uruguaya. A los legendarios hermanos Osvaldo (batería) y Hugo (teclados), se ha sumado Francisco, hijo del tecladista, en bajo. Y el resultado es una justa combinación entre tradición, experiencia e innovación, en un ambiente familiar que resume lo mejor de cuatro décadas de jazz fusión hecho al otro lado del Río de la Plata.

En casi una hora y media de concierto, el Trío interpretó temas de su primer CD –editado en 2001–, adelantó novedades del próximo, y homenajeó a autores destacados de la música popular sudamericana. El inicio fue a puro jazz latino, con los temas “Candombe nuevo”, “Oasis” y “Lápiz de color”, en los cuales demostraron un funcionamiento grupal aceitado y sin excesos de individualismo en los solos. Luego llegó el turno de los covers, e interpretaron composiciones del brasileño Chico Buarque, de Rubén Rada (con quien los hermanos Fattoruso compartieron a fines de los ‘70 el mítico grupo “Opa”, en la ciudad de Nueva York, que llevó la fusión de candombe y ritmos afro-sudamericanos al corazón mismo del jazz) y de otro prócer uruguayo, Eduardo Mateo.

Desde la batería, Osvaldo se mueve con comodidad dentro las métricas standards del jazz, a las cuales les agrega candombe, murga o samba, que suman colorido sin alterar el tempo. Hugo sostiene las melodías desde los teclados, se divierte con algunos efectos, y oficia de anfitrión. Y la gran novedad es el joven Francisco, que con apenas 22 años se ubica musicalmente entre los dos anteriores, a veces sosteniendo el ritmo junto a su tío, o para seguir con su bajo de seis cuerdas las líneas armónicas de su padre. También demuestra un virtuosismo prometedor al tomar el bajo de cuatro cuerdas y realizar un solo dominado por un agresivo y contundente slapping, que le roba una breve ovación al público.

El momento más destacado de Francisco es durante “Distortion Generation”, una moderna fusión de jazz y rock en la cual exprime de las seis cuerdas de su bajo Modulus sonidos agudos y distorsionados propios de una guitarra. El joven, que ocupa el lugar de su abuelo Antonio –fundador del Trío a fines de los ‘50, para tocar en carnavales y festivales callejeros de Montevideo–, se convierte en la revelación de la noche, y deja en claro que el legado familiar quedará en buenas manos.

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour