Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D
Jeff Berlin: Un maestro del bajo
Jeff Berlin

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

En su anterior presentación en Buenos Aires (noviembre de 2010 junto a Scott Henderson y Dennis Chambers), el bueno de Jeff Berlin supo ganarse al público argentino siendo el principal interlocutor con la audiencia, gracias a su buen humor, carisma y aceptable manejo del idioma español.

En su regreso al país, se presentó el jueves 28 de junio en el teatro IFT, y un sorpresivo “bonus track” el sábado 30 en Jazz & Pop. Con menos convocatoria con este trío compuesto por Richard Drexler en piano y Mike Clark en batería (ambos de excelente performance, pero no tan populares para el público no especializado), esta nueva visita de Berlin al país demostró que detrás de esa pinta de buen tipo se esconde uno de los bajistas técnicamente más aclamados y talentosos del mundo, influencia y maestro de grandes músicos de jazz, rock, funk y blues.

Pero la presencia de Jeff Berlin arriba de un escenario no apunta a demostrar virtudes con su instrumento. Siempre divertido (aunque no le vendría mal renovar su repertorio de chistes en español), lo que no puede evitar es dejar de ser un maestro. Y no “maestro” dicho como adjetivo para ponderar su habilidad con el instrumento, sino como sustantivo. De todos los grandes músicos de jazz que además reparten parte de su tiempo con la docencia, Berlin es seguramente uno de los que más dedicación ha puesto a la enseñanza de la música, y específicamente del bajo.

Fundador de sus propios institutos de enseñanza (“The Player’s School of Music” ubicado en Florida, y “el Bass Institute of Technology” de Los Angeles), Berlin es un maestro a tiempo completo. Por eso, que no sorprenda que durante sus shows además de entretener, eduque a la audiencia, explique algunas estructuras armónicas o progresiones melódicas al público, y se tome un tiempo no para enumerar los nombres de los temas, sino para ayudar a la comprensión de los mismos.

Mitad show, mitad clínica, la audiencia pasa a ser parte de una gran demostración de conocimiento, compartido con humildad y generosidad. Junto al impecable trabajo de Drexler en piano (y una pieza en contrabajo, incluso), y las intrincadas y sostenidas variaciones rítmicas de la batería de Clark, el trio apunta siempre al riesgo y el descubrimiento de lo nuevo en sus improvisaciones. “Si quieres encontrar oro, hay que ensuciarse con la tierra”, anuncia Berlin al explicar por qué no le escapaban a las imperfecciones en el camino de encontrar nuevos sonidos y formas en las composiciones ya conocidas.

Como sorpresa final, fueron invitados a cerrar el show con una memorable jam session los argentinos Quintino Cinali (percusión) y Álvaro Torres (teclados), que se acoplaron con absoluta naturalidad para generar uno de los mejores momentos de la noche, donde ya no importaban los currículums, trayectorias o procedencias de cada músico en escena. Siempre escuchando el uno al otro y generando complicidades con la mirada. Todos felices, manchados en tierra, sabiendo que se fueron del teatro con oro en sus manos.

1/7/2012

Notas relacionadas:

El súper trío dejó su huella

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour