Música

NovedadesArchivo

Corey Glover
Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Entrevista con Karamelo Santo

“La industria discográfica se muere”

Por Sergio Visciglia y Pablo López.

Karamelo Santo

Gody y Goy, dos de los cantantes de Karamelo Santo, visitaron el programa “Al Borde del Tiempo” (jueves 22 a 24 por FM 93.9), y se prestaron a una divertida charla que arrancó con los innumerables viajes que hizo la banda, y cerró discutiendo las siempre tensas relaciones entre los músicos y las discográficas, asegurando que las puertas de Europa se abrieron gracias a Internet y sin el apoyo de ningún sello.

-No paran de viajar, ¿como hacen para seguir bancándose entre ustedes?

Gody: Siempre priorizamos divertirnos, y lo logramos, estamos muchas horas juntos. Llega un momento en que ya deliramos demasiado y no hace falta ni alcohol, ni drogas, ni nada (risas).

-Y muchas giras por Europa…

Gody: Si, en junio vamos a hacer la octava gira.

-¿Qué diferencias encuentran entre girar por Europa y Argentina? Aparte de la distancia, claro.

Gody: La verdad es que cada lugar tiene su perlita y su desafío. Nos tocó ir a Croacia donde no entendíamos nada, y tuvimos una comunicación muy linda en un festival punk. Y nosotros entramos por nuestro lado punk y les metimos cumbia, cumbia y más cumbia, y se coparon. Acá en Provincia de Buenos Aires también nos tocó que la gente estaba mirándote como muerta hasta la mitad del show.

-O sea que el prejuicio de que allá son más fríos no existe.

Gody: Con algunos cuesta pero no tanto; ya en estas ultimas dos giras era un despelote. En Austria, que era el país donde yo veía que menos respondía la gente, los últimos dos años ya era un descontrol. Además trabajamos con gente que hace muy bien las cosas, y ya lograron meternos por segunda vez en tres de los festivales mas importantes que hay: Southside, Hurricane y Greenfield. Ha habido giras de 101 días, y es mucho. Ahora vamos a ir a Suecia, y a algunos lugares nuevos y alejados de los lugares de los festivales, ya que exigen que durante quince días las bandas no toquen a una cierta cantidad de kilómetros.

-¿Hay algún lugar que les quede como cuenta pendiente?

Gody: Inglaterra, nos encantaría ir y cruzar por la calle de los Beatles y hacer la foto (risas).
Goy: Es complicado porque es un país raro, y además siempre estamos en giras rápidas y para ir a Inglaterra hay que viajar tres días, y entonces perdemos tiempo, ya que tocamos todos los días.

-Hablaban recién de haber tocado en un festival punk. La diversidad de ritmos que tienen facilita a que los inviten a distintos festivales de género…

Gody: Sí, y generalmente –por el contrario a lo que se supondría, que nos terminen tirando zapatazos o botellazos–, siempre somos como una especie de respiro en los festivales temáticos. Y nosotros nos empecinamos en eso, si nos meten en uno punk, hacemos dos punks y todo el resto estilos distintos; si es en uno de cumbia, dos cumbias y después todo lo demás.

-Igual últimamente ya hay mucha más aceptación de los distintos estilos, y mucha más diversidad, no solo en las bandas sino también en el oído del publico.

Gody: Por suerte. Yo creo que también depende de los músicos, y de que empiece a haber camaradería entre las bandas, que se mezclen entre ellos. Yo veo mucho eso en Brasil, donde Caetano Veloso de repente graba con una banda de hip hop, y eso hace que se abra también la cabeza de la gente.
Goy: Nosotros venimos haciendo en vivo un formato muy a lo que se hace en Europa, mezclar un DJ, un sound system con la banda donde hay tres cantantes. Hay hip hop, freestyle, dance hall, reggae, rock, distintos estilos para tratar de divertirnos y que no se aburra la gente.

-Y no solo la gente. Por lo que nos cuentan, entre ustedes la pasan bastante bien

Goy: Es la idea, la música siempre fue una anécdota para todo eso. Podríamos habernos quedado en Mendoza y listo, pero para nosotros también es muy importante conocer gente y recorrer. Obviamente al principio también las ganas de la fama están, uno quiere conquistar a su vecina, a su compañera, pero después a uno le gusta la música y quiere conocer.
Gody: Después cuando uno se casa empieza a girar (risas).
Goy: Nosotros tuvimos el honor de tocar en lugares mágicos, lugares que siempre queríamos conocer.

-¿Esa búsqueda de la que hablabas surge como puntapié inicial para ir de Mendoza a Buenos Aires?

Goy: Y, es que ya no nos querían más (risas). Es que estábamos todo el día al pedo, haciendo canciones. Todo bien con la guitarrita pero ya nos decían “flaco, a ver si van a hacer desastres allá” (más risas). Hablando en serio, era como que todos estaban de acuerdo que había canciones que se podían hacer en muchos lugares. Y llegamos a Buenos Aires y tuvimos la suerte de encontrar mucha gente linda y que nos ayudó. Buenos Aires es tan importante como Mendoza, y hoy dejar esta ciudad es muy difícil. Si algún día nos vamos va a ser tan duro como cuando nos fuimos de Mendoza.

-Y llegaron y se instalaron todos en La Boca…

Goy: Es que había que abaratar todo. Era un momento donde la plata todavía estaba inmersa en la mentira de la convertibilidad, podíamos juntar mil pesos que eran mil dólares y alquilar una casa. A los dos años hicimos una gira por Estados Unidos, impensable cuando estábamos en Mendoza donde lo más lejos que llegábamos era el Cerro de la Gloria. Después cambió todo y hubo que ponerse las pilas, y estaba el tema de la eterna lucha de los sellos, de monopolizar artistas, y su plata. Nosotros al final no crecíamos nunca así que decidimos tener un camino independiente donde vendíamos el disco mano en mano y sabíamos que esa plata iba a nuestro estomago o a los de nuestros hijos. Pero hoy en día los sellos no ganan tanta plata porque no venden tantos discos, y entonces están tratando de inventar nuevas formas de monopolizar el negocio. Nosotros de eso sabemos mucho porque teníamos un sello y a veces luchábamos para lograr la difusión y decíamos “nosotros nos vamos a ir a Europa y capaz algún día nuestras canciones generen regalías allá”. Y nos decían “see, claro, claro, bueno, see”, no nos daban bola.

-Pero sucedió…

Goy: Claro, y ahora aparecieron todos. De repente artistas alemanes empezaron a hacer temas nuestros y ahora todos creían en Karamelo Santo. En Facebook son todos amigos míos, los dirigentes de CAPIF, de Sony, de EMI, todos amigos míos (risas).

-Te agregaron todos…

Goy: Sí, de todos modos la industria discográfica se muere. Nosotros defendimos siempre Internet porque gracias a ella tuvimos la posibilidad de tocar en cualquier ciudad que se te ocurra de Europa. Fue por la magia de Internet, a mi no me llevó ningún sello. Armamos cadenas de mails, nos hicimos amigos de gente que les gustó las canciones, y a partir de ahí tuvimos contactos más fuertes y nos fuimos para allá, no fue más que eso. Nosotros la primera gira fuimos con mochila y ahora este año hicimos gira con el grupo Faith No More, y nadie lo podía creer. Y nosotros felices, lo hacemos porque sabemos que hay un montón de gente que tiene sueños. Pero ese tipo que está sentado comiendo sushi en un gran festival y viéndolo por un plasma no sabe lo que les pasa a los músicos. Nosotros somos los que subimos al avión y estamos trece horas con miedo a que se caiga por las Islas Canarias.

-¿Hay alguno con más cagazo del habitual?

Gody: Estamos todos cagados.
Goy: Hay veces que el avión se pega una bajada de treinta metros y terminamos con el estomago ahí arriba. Nosotros vamos a seguir viajando porque nos gusta pero todo eso nadie lo sabe. No nos creemos héroes de nada, pero si la gente nos quiere y nos va a ver, ¿por qué el tipo que se encarga de darle difusión a una banda nunca nos vino a buscar? A mí nunca me pasó, el único que me golpeó la puerta fue Manu Chao, increíble, y no es un productor artístico, sólo fue porque escuchó un disco y quería conocernos. Nosotros sabemos quienes somos, a veces pasa que nos ponemos un poco escépticos, pero nosotros seguimos con nuestra guitarra. Esa es nuestra vida, no es que estamos con drogas, rodeados de gatos…
Gody: Tampoco estaría mal (risas).
Goy: Claro, pero es una irrealidad…
Gody: Eso es de Aerosmith para arriba.
Goy: Nosotros tenemos distintos códigos en esas cosas, pero sabemos que lo mejor es estar guitarreando, con la guitarra en los asados, en donde sea, todo el día. Y eso es lo que nos gusta, y eso es lo que hacemos.

6/4/2009

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour