Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra en el Luna Park

Rock fusión estilo gitano

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

Emir Kusrurica

Con su proyecto de filmar un documental sobre Maradona como novedad que estrecha aún más la particular relación de Emir Kusturica con la Argentina, se produjo la segunda visita del director de cine y músico serbo-bosnio a nuestro país. Con su excéntrica banda musical, la No Smoking Orchestra, se presentó el jueves 3 de marzo para adelantar temas de su nuevo disco, “La vida es un milagro” (banda sonora del film homónimo), en un Luna Park que se llenó con una incipiente camada de fieles seguidores que Kusturica está generando por estas tierras.

La dinámica de la banda en escena le asigna a Emir Kusturica el rol de ordenador del juego, como un número 5 a la antigua, un “regista” que con su sencilla guitarra rítmica deja jugar y lucirse a los demás.

Emir Kusturica No Smoking OrchestraEl cantante Dr. Nelle Karajlic aporta histrionismo sin pausas, un despliegue hiperkinético y mucho humor en escena. Lo acompaña en sus andanzas el violinista Dejan Sparavalo, que además de divertir al público con sus vestimentas (desde Juez a travesti, durante el transcurso del recital) y actos cómicos de kermese, se luce por su virtuosismo y habilidad que lo convierten en el corazón musical de la orquesta.

Otros dos integrantes se destacan exclusivamente por su desempeño musical: el percusionista Zoran Marjanovick (presentado por Dr. Nelle como el “gurú” de esa ensalada musical que denominan “unza unza”), y el talentoso saxofonista Nesha Petrovic, que aporta aires jazzísticos a la banda. Stribor Kusturica, hijo de Emir, le pone músculos a la batería, mientras que Zoran Milosevic con el acordeón y Goran Popovic con la tuba refuerzan los sonidos folklóricos centroeuropeos. En roles secundarios, quedan Ivica Maksimovic (guitarra) y el inmutable Goran Markovski (bajo).

Emir Kusturica No Smoking Orchestra¿Qué puede surgir de semejante combinación de instrumentos, estilos y personalidades? Una explosión de géneros capaz de mezclar punk rock con folklore rumano, música tradicional gitana con pop, con excelentes pasajes de improvisación grupal y muchísima diversión. El recital comenzó con “Fatal Wounds”, composición tradicional con la cual todos pudieron hacer gala de sus dotes como instrumentistas. Apertura que, en palabras del propio Kusturica, sirvió para “demostrar que somos buenos músicos. El resto de la noche será todo punk rock”.

Con esa introducción se hizo presente en escena el Iggy Pop balcánico, el terrible Dr. Nelle, que megáfono en mano levantó a un público que no dejaría de saltar y bailar en toda la noche. Cada vez que sonaron temas del disco “Unza Unza time”, la respuesta de los fans fue inmediata. Fue así que canciones como “Upside down”, “The Devil in Business Class”, “Was Romeo Really a Jerk” y “Pitt Bull Terrier” fueron coreadas por todo el estadio. De las nuevas composiciones, se destacaron los aires latinos de “Evergreen”, y “When life was a Miracle”, que cerró el recital.

Como ya sucediera en La Trastienda hace tres años, hubo lugar en el escenario para que se subieran algunas chicas a bailar y ayudar a Sparavalo en sus proezas al violín, como tocar con un arco gigante. Los varones se subieron sin ser invitados, y para redondear el ambiente de punk rock, se arrojaban al público sin que nadie los echara. El espíritu festivo de aires gitanos colmó la noche, de esos gitanos de los cuales Kusturica y Dr. Nelle aprendieron que todo puede mezclarse y fusionarse.

11/03/2005

Notas relacionadas:

Emir Kusturica: El lado oscuro del romanticismo balcánico

Informe especial: Emir Kusturica

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour