Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D

Aniversario de la muerte de Luca Prodan, ex líder de Sumo

Nunca dejará de brillar

Por Sergio Visciglia
svisciglia@hotmail.com

Luca Prodan“El gris se volvió dorado justo cuando el día envejecía.” Y las montañas brillaron inmediatamente, porque esa luz era cada vez más resplandeciente. Sus rayos iluminaron a todo un país, ajeno a la ilusión inerte y sarcástica de un emocionante psicópata lleno de aventura, pasión, inteligencia y locura.

La garganta gritaba con inmenso poder, un poder externo, y a la vez interno, de alguien que vino a vivir una larga luna de miel hacia el fin del mundo, que sin embargo fue tan corta...

Ya los bares sonreían, agradecidos por la mística que invadió su agonía y austeridad, y los volvió felices e importantes, más hoy que ayer, y mucho más que anteayer. Brillaban los sótanos, los techos bajos, las piedras. Brillaba la ciudad, sin darse cuenta, sin saber por qué.

Un puñado de locos acompañaba esa luz, y así, ésta se volvía mucho más intensa. El aburrido sonido del pueblo se convirtió en vida, una vida como nunca antes había existido, repleta de algarabía, descontrol y desenfreno, pero también de calma, mesura y reflexión.

Luca ProdanY así todos bailaban y reían, la luz transmitía felicidad, no dejaba sufrir, pero nadie se preguntó nunca qué era (o quién era) esa luz. Ella brillaba por fuera, pero se opacaba por dentro cada día más, sin percatarse de su interna oscuridad. Nadie lo esperó, nadie lo pensó, pero varios lo temían: una noche de diciembre ella (ÉL) dejó de brillar en la tierra. Algún perdido psicópata jura que esa noche vio subir por el Abasto un extraño haz de luz que lo encandiló y no pudo ver más. Cuando recuperó la visión, miró al cielo y se sorprendió: tenía una estrella más.

Entre la noche del 22 y la madrugada del 23 de diciembre de 1987, fallecía en su casa Luca Prodan, cantante de la ya mítica banda de rock Sumo, la cual marcó un antes y un después en la historia del rock nacional, y que sirvió como fuente de inspiración para absolutamente todas las bandas posteriores hasta la actualidad, las cuales reconocen influencias de esa música extraña, revolucionaria, desprolija, sin arreglos, repleta de locura, de magia y emoción. Todos los testigos aseguran que los recitales rompían y cambiaban sus cabezas, liderados por ese pelado loco italiano que llegó de Europa para escapar de la heroína y le entregó a un país la nueva fórmula para que su rock reviva de las cenizas.

Luca ProdanMuy pocos conocen la historia de Luca más allá de “La rubia tarada” o el alcohol. Alguien que antes de ser reconocido en el país usaba el pelo largo, que vio a todos los grandes grupos de los ´70, que conocía todo de la música, que fue a uno de los colegios secundarios más prestigiosos de Europa en donde se destacaba en la mayoría de las materias, que participó en la película “Cleopatra”, que no le interesaba el dinero, que podía hablar de cualquier tema con gran altura gracias a su inteligencia y su interés, pero que a su vez parecía no importarle nada. Su hermano Andrea nos deja la definición exacta: “Luca era como un torbellino, una bomba atómica, llegaba a un lugar y daba vuelta a todos”.

Pregúntenle si no a Roberto Petinatto, Alberto Troglio, Germán Daffunchio, Alejandro Sokol, Diego Arnedo o Ricardo Mollo, compañeros de ruta con Sumo, y los últimos cuatro, líderes de dos de los mejores grupos de rock en la actualidad: Las Pelotas y Divididos. “Brilla tu luz para mí” se llamó el último tema que compuso Luca, quizás una especie de autohomenaje inconsciente para que no nos olvidemos que nunca dejará de brillar.

27/12/2006

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour